En Mérida temen que los niños se contagien de COVID-19 tras el retorno a clases

81
Los alumnos deberán acudir con tapabocas, llevar alcohol o gel antibacterial y cumplir con el distanciamiento social. Foto: Rossana Mosquera.

Luego de una semana de haberse iniciado las clases presenciales en la entidad, algunos padres y representantes en el estado Mérida temen que sus hijos se contagien de COVID-19 en el aula o en la unidad de transporte cuando se dirijan al centro educativo.

Francis Rosales, madre de un estudiante que cursa segundo año en la Unidad Educativa “Sagrada Familia”, ubicada en el centro de Mérida, explicó para Radio Fe y Alegría Noticias que se encontraba en una diatriba de enviar o no a su hijo a clases. Sin embargo, decidió llevarlo pidiendo a Dios que lo proteja a él y a sus compañeros.

Precisó que asistirá a clases presenciales sólo los días martes y jueves, debido a que los alumnos se presentarán a la institución educativa en dos grupos y recibirán sólo 19 estudiantes por cada salón para cumplir con el distanciamiento social dentro del aula de clases.

“Aún me da temor, por más que les demos todas las medidas de bioseguridad son jóvenes, yo hablé con el papá de mi hijo y estamos en esa disyuntiva de seguirlo enviando o no, en el colegio lo que dicen es que debe haber una exposición de motivos por parte del representante del por qué no lo va a llevar a clases presenciales!”, detalló Rosales.   

De igual modo manifestó que cuentan con el cronograma de planificación escolar hasta el mes de diciembre. Pero cree que no es lo mismo explicarle desde la casa que recibir clases presenciales.

“Ya hemos enviado tareas, pero igualmente le van a dar clase presencial, hay unas tareas de matemática que a veces no entendemos y tenemos que revisar muchos libros para entender”.

Dijo que su hijo se “contenta porque va a ver a sus compañeros, en el colegio son exigentes en que cada niño tenga su tapaboca, alcohol, ellos van hacer hincapié en eso”, explicó Rosales.

La representante explicó que en dicha institución educativa no exigieron el uniforme correspondiente y que podía asistir con el uniforme de educación física debido a la situación actual del país.

Precisó que con tiempo y esfuerzo pudieron comprar la camisa, un mono y unas libretas. Así mismo dijo que realizó un gasto de aproximadamente 5 dólares para comprar sólo lo necesario en equipos de bioseguridad.

De acuerdo a María Eugenia Valera, jefa de epidemiologia de la Corporación de Salud en Mérida, “la entidad entró en la tercera ola de contagios por COVID-19”, por lo que instó a la ciudadanía en especial a los adolescentes a tener conciencia y recordar que “el virus no es un juego”.

Para Valera el lavado frecuente de manos, uso correcto del tapaboca y el distanciamiento social son indispensables para evitar el contagio del Coronavirus.