Enfermeras de Guárico sobreviven haciendo otros oficios

144
Yuli Heredia Licenciada en Enfermería con 27 años de servicio, señaló que hoy en día no tienen motivo de celebración/ Foto: Xiomara López

Con vocación de servicio y en medio de las dificultades enfermeras en San Juan de Los Morros conmemoraron su día este 12 de mayo. Este es el caso de Susana Parra de 50 años, Licenciada en Enfermería, Especialista en la Unidad de Cuidado Intensivos del hospital Israel Ranuárez Balza, con 26 años de servicio en esta profesión.

“Lastimosamente en esta situación país que no ha tocado vivir, hoy no podemos celebrar, hoy vamos a conmemorar el fallecimiento de nuestros colegas y casualmente me acabo de enterar del fallecimiento de Víctor Carrillo, enfermero y doctor, excelente y gran persona y como todos los enfermeros humanitarios que fue víctima de esta pandemia”.

Parra asegura que en su día a día llevan cargando una cruz y solo el amor de Dios los ayuda a afrontar las deficiencias y problemas que enfrentan. 

“Llevando nuestra cruz pero con amor, porque trabajar ahorita en enfermería sin los insumos, que hoy necesitamos para atender a nuestros pacientes, sin un par de guantes, no tenemos ahora inyectadoras, no tenemos macro gotero, no tenemos los tapabocas, entonces es bastante difícil poder hacer la atención de calidad a nuestros pacientes”.

La especialista señaló, que los sueldos no dan para subsistir, “si no para sobrevivir, estamos en sobrevivencia ahorita”, indicó.

Parra tiene dos hijos de 21 y 9 años, por lo que ha tenido de redoblar las guardias y hacer otros oficios para resolver los gastos, “en vez de trabajar nueve guardias trabajo veinte, no descanso, plancho, lavo, limpio casas, además de ser Licenciada en Enfermería, Profesora Universitaria”.

Aseveró que su sueldo de profesor universitario es de 1.500.000 bolívares quincenales, “¿qué puedes comprar, qué mercado puedes hacer con ese sueldo, es doloroso que aquí en Venezuela la profesión es cada día más desvalorizada, motivo por el cual hay que salir a hacer otras actividades que no están relacionadas con nuestra profesión, pero de manera honrada”, manifestó la profesional.

Susana Parra , Licenciada en Enfermería, Especialista en la Unidad de Cuidado Intensivos del hospital Israel Ranuarez Balza, con 26 años de servicio en esta labor/Foto: Xiomara López

Por su parte, Yuli Heredia, de 53 años, Licenciada en Enfermería con 27 años de servicio y con una especialidad en gerencia hospitalaria, declaró que en este día de la enfermera no hay nada que celebrar ante la difícil situación por la que está pasando el gremio de la salud en estos momentos.

“Como decimos hoy en día, no tenemos nada que celebrar, primero con la situación que estamos viviendo hoy en el país y segundo por ver cómo nuestros colegas, compañeros de trabajo están falleciendo también en estas instituciones públicas por la falta de insumos, por la falta de personal, por la ida de compañeros a otros países en busca de un mejor bienestar ya que en este país no podemos cubrir nuestras necesidades básicas”.

Heredia expresó que los sueldos que perciben no alcanzan ni siquiera para cubrir seis elemento de la cesta básica. Comentó que hoy más que nunca se sienten tristes por los colegas que han perdido la batalla contra esta terrible enfermedad.

“No sentimos afligidos, tristes porque vemos colegas caídos a consecuencia de esta pandemia y de parte del gobierno no vemos acciones para solventar esta situación, sé que es difícil, sé que es una pandemia mundial, pero en nuestro país hay muchas fallas”.

Heredia vive sola, no tuvo hijos y a pesar de eso tiene que buscar otros oficios para ayudarse. “Yo tengo que buscar otras formas, yo hago costura y sin embargo eso no da, entonces a veces uno come lo del día a día”.