¿Es posible acabar con las colas por gasolina a finales de junio?

De acuerdo con la declaración de Tareck El Aissami, vicepresidente Sectorial del Área Económica y Ministro del Poder Popular de Petróleo, a finales de junio se van acabar las colas por gasolina en las estaciones de servicios de Venezuela.

El alto funcionario del gobierno de Nicolás Maduro ofreció una entrevista al portal de noticias Boomberg, en la cual aseguró que está cerca no solo el fin de las colas, sino también el aumento de la producción petrolera, con el sustento de la Ley Antibloqueo para superar las sanciones y el regreso de los inversionistas petroleros extranjeros.

El optimismo de Tareck El Aissami no parece ser realista. Y menos si se considera el fin de las colas en las estaciones de combustible para finales de junio de 2021. Además habla de una inversión necesaria superior a los 30 mil millones de dólares solo para concretar realmente un aumento de la producción hasta alcanzar extraer 500 mil barriles de petróleo el día.

De acuerdo con las proyecciones de El Aissami, una de las metas a corto plazo está planteada para finales de junio de este año, traducida en producir la suficiente cantidad de combustible y garantizar el 100% que demanda el mercado venezolano.

Hasta abril de 2021, Venezuela producía solo 310 mil barriles diarios y la industria petrolera no termina de operar con regularidad. El parque de las 7 refinerías instaladas en el país está totalmente en el suelo.

El gobierno ha tenido que recurrir a importar gasolina desde otros países, incluyendo Irán, pero debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos, cada vez se hace más difícil traer el producto, lo que acentúa una severa crisis de gasolina y diésel.

Otro objetivo, un tanto más lejos, es lograr que para finales del 2021, Venezuela pueda producir 1 millón 500 mil barriles por día, para colocar al país nuevamente en el top 4 como lo uno de los mayores productores de petróleo en el mundo.

Según Bloomberg, El Aissami aseguró que al cierre del año 2021, el ejecutivo nacional habrá invertido 1.200 millones de dólares “para reactivar la industria petrolera nacional”.

Sobre la posibilidad real o no de estas proyecciones de El Aissami, Bloomberg consultó a Francisco Monaldi, experto en la industria petrolera de Venezuela en la Universidad de Rice, quien habría calificado estas proyección como “imposibles”.

«La producción puede legar hasta 600 mil barriles diarios si todo va bien y no se aumentas las sanciones. Incluso, llegar a eso sería inverosímil a mediano plazo; la capacidad de producción ha estado cayendo desde 2014 y no ha habido plataformas petroleras operando en Venezuela», dijo Monaldi, según cita Bloomberg.

Otras consideraciones

El texto publicado por la agencia de noticias deja evidente tres elementos claves que hace que los objetivos sean difíciles de alcanzar: retorno de los inversionistas extranjeros, alcances reales de la Ley Antibloqueo y discurso basado en fundamentos confusos y opacos.

El Ministro del Petróleo No explicó cómo se logrará a través de la Ley Antibloqueo la activación de la industria petrolera. Solo se sabe a través de alocuciones públicas que esa nueva ley, promulgada a finales de 2020, creó nuevas protecciones para los inversores, ofreciendo a las compañías petroleras asociaciones con el Estado. Pero hasta allí.

En este contexto, al gobierno de Nicolás Maduro le costará reconstruir la confianza de los inversionistas luego de aumentar los aranceles, expropiar empresas y tomar a la fuerza otras con el auspicio de toda una estructura judicial del Estado evidentemente parcializado sin dejar espacio a la defensa real de los derechos.

Según El Aissami, la industria petrolera construyó una red de más de 500 proveedores nacionales con 100.000 empleados para la fabricación de todas las piezas de repuestos con aleaciones metálicas de «cosecha propia».

No obstante, no deja de despertar incredulidad dada la incapacidad de resolver los daños de equipos propios de la industria y la inexistencia de una capacidad instalada para fabricar y producir partes y piezas de una compleja industria petrolera.