Familiares de presos en el SEBIN exigen su inmediata liberación

Capture

La zozobra y la angustia avanza entre los familiares de los llamados presos políticos recluidos en el edificio de El Helicoide, ubicado en la zona de Roca Tarpeya, Caracas, ante las serias sospechas de que puede haber un brote de casos de Covid-19 en el recinto.

La información confirmada de la muerte del señor Erick Echegaray, quien había sido trasladado el pasado 4 de agosto a un centro médico por complicaciones respiratorias, y posteriormente murió este viernes 7 de agosto por Covid 19, según lo aseguraron el diputado a la AN José Manuel Olivares y el ex comisario Iván Simonovis, aumentaron las preocupaciones entre los parientes del resto de los privados de libertad.

Días antes el mismo parlamentario Olivares había advertido que un grupo de funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, DGCIM, había sido trasladado a un centro de salud por ser sospechosos de haber contraído la enfermedad.

Declaración que fue respaldada por el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, quien exigía claridad en la información al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Este sábado 8 de agosto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, expresó su preocupación por esta situación en virtud de las deficientes condiciones de salubridad y sanitarias en las celdas del SEBIN.

Habla hermano de Roberto Marrero

“Estamos reclamando la situación crítica de El Helicoide con el tema de la pandemia. Es un tema que ha sido público con la lamentable muerte del señor (Erick) Echegaray, que era prisionero del Sebin”, expresó Reinaldo Marrero en declaraciones ofrecidas frente al Sebin.

El hermano de Roberto Marrero, funcionario del equipo de Juan Guaidó y quien lleva preso más de 500 días preso en estas instalaciones, advirtió también que siete personas habrían sido trasladadas al Sebin de Plaza Venezuela para que fueran sometidas a un tratamiento especial.

“Lo que está en juego es la vida de nuestros familiares, exigimos que sean liberados, exigimos una medida humanitaria. Sabemos que hay COVID-19 en El Helicoide, en la Dgcim y seguramente en muchas cárceles de Venezuela”, declaró Marrero ante los medios de comunicación.

Aseguró que se mantendrán a las afueras de El Helicoide hasta que las autoridades les ofrezcan información sobre la condición de salud de sus familiares.

Agrega que el hecho de que a algunas de estas personas las llevaron a la sede de Plaza Venezuela les da “para pensar mal”.

En ese otro sitio de reclusión de la policía política del país existen unas celdas conocidas como la “tumba” donde son alojados detenidos considerados de cierta peligrosidad por parte dle gobierno.

También reclaman familiares de los Baduel

Familiares de Raúl Isaías Baduel y de Josnars Baduel piden fe de vida de ambos presos políticos recluidos en el Sebin, acusados de haber participado en la Operación Gedeón.

Por otro lado, este miércoles 5 de agosto se cumplieron cinco meses sin poder constatar las condiciones en las que se encuentra su padre Raúl Isaías Baduel.

Desde febrero fue sacado de Fuerte Tiuna y “enterrado en vida” en el Sebin de Plaza Venezuela, detalló su hija, Andreína Baduel.

“Mi hermano tiene nueve semanas y media sometido a un limbo jurídico, a torturas y a encierro”, alertó la joven al referirse a Josnars Baduel.

“Lo único que sabemos es que está siendo sometido a torturas”, denunció. “Le impusieron defensa pública y no nos han querido dar el nombre del abogado. “Extraoficialmente, sabemos que ha sido brutalmente torturado, que ha rebajado más de 20 kilos”.

A este cuadro se suma ahora la preocupación sobre el riesgo de que haya podido contraer Coronavirus.

A los dos años de la detención del diputado Juan Requesens

Juan Requesens Gruber, padre del diputado de la Asamblea Nacional Juan Carlos Requesens, afirmó que existen dudas sobre la presencia de más casos en la sede del Sebin por lo que exigen a las autoridades una medida humanitaria “para evitar una tragedia mayor”.

Vale recordar que al parlamentario se le acusa de ser partícipe principal del supuesto atentado en contra del presidente Nicolás Maduro el 4 de agosto de 2018 en la avenida Bolívar de la capital venezolana en momentos cuando se encontraba encabezando un acto por un nuevo aniversario de la Guardia Nacional.

Requesens fue detenido dos días después del evento y recluido en el SEBIN. Desde entonces el juicio que se le prosigue ha tenido innumerables interrupciones por lo que sus abogados y familiares lo han calificado como una pantomima y violatorio de sus derechos fundamentales.

Por su parte, el comisionado especial para los derechos humanos del equipo de Juan Guaidó, Humberto Prado, expresó que teme por la vida de los presos políticos que están detenidos en el Sebin, Helicoide y Plaza Venezuela.

“Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los DDHH de las Naciones Unidas (ONU), exigió la libertad de todos los presos políticos. Si Venezuela está sentada en el Consejo de Derechos Humanos tienen que liberar a todos los presos políticos”, aseveró Prado.

Expresó que “es notorio, público y comunicacional que en la mayoría de los calabozos policiales los presos tienen COVID-19. Existen 49 casos de Coronavirus en las mazmorras del país, lo que pone en alto riesgo de muerte a quienes están encerrados en las cárceles en condiciones muy cuestionables, algunos de ellos con deficiencias de salud”, aseveró Prado.

Asimismo, exigió que mejoren las condiciones de los presos, ya que se encuentran hacinados y se les vulneran los derechos. “Los privados de libertad no reciben un trato digno, no cuentan con servicios básicos como agua, alimentación, no tienen derecho a la recreación, al estudio”, detalló.

Agregó que “en Venezuela no hay retardo procesal. Es un retardo criminal. Hay que llamar a la reflexión.Así como liberan a presos comunes, tienen que liberar a los presos políticos”.