Fe y actitud positiva: aliados contra el cáncer de mama

181

Este miércoles 19 de octubre se celebra el Día Mundial de la Lucha y Prevención Contra el Cáncer de Mama. Muchas son las mujeres y hombres que en Venezuela batallan por ganarle a la enfermedad.

Cada historia de supervivencia contra el cáncer es diferente y aprender de quienes le hacen frente a cualquier patología es inspirador. Es por eso que en Radio Fe y Alegría Noticias compartimos y visibilizamos sus experiencias.

Massiel Rodríguez es una sobreviviente al cáncer de mama y cuenta su experiencia de vida para que otras mujeres y hombres puedan tomar de ella fuerza y valor para hacer frente a esta enfermedad.

Tocarse y el auto examinarse son claves para la detección temprana

Gracias al autoexamen, Massiel supo que algo no marchaba bien en una de sus mamas.

“Lo descubrí el año pasado, a mediados de mayo. Atravesaba por una depresión, comience a indagar por medio de un médico y me hicieron una prueba de diagnóstico que salió positivo”, contó.

Cuenta que tras el diagnostico, decidió asumir el resultado con positivismo. “Al principio fue muy duro para mí pero siempre asumí esta lucha con la mejor actitud, con las ganas de seguir adelante”, expresó.

“Quiero decirle a todas las personas que puedan estar o frente a un diagnostico o en su lucha contra el cáncer, que no hay que tener miedo de esta patología”, dijo.

La fe y el apoyo de la familia son fundamentales

“He tenido un apoyo fundamental de mi familia y de fundaciones. He tenido que desechar a muchas personas que no me hacían bien o que eran negativas a mi propósito de vida. Lo más importante es que nunca desconfié de Dios y de sus propósitos para mí”, compartió.

En su caso, el cáncer de mamas era conocido tanto en tías y primas de su línea materna quienes habían hecho frente a la enfermedad y refiere que es un factor a tomar en cuenta dentro de la prevención y su diagnóstico temprano.

“Tengo fuertes antecedentes familiares que me han hecho más susceptible a tener esta patología de cáncer. Por parte de mi mamá tengo dos primas que fallecieron y gracias a todas las experiencias directas puse mayor interés para salir adelante”, dijo.

“Ya fui operada para que me quitaran el tumor y recientemente me entregaron el segundo resultado de la biopsia y para la gloria de Dios fue todo un éxito. He sido afortunada de haber podido contar con equipo médico y de especialistas comprometidos y dedicados a su labor”.

“Si no hay antecedentes familiares de cáncer de mama, igual cada mes hay que hacerse el autoexamen. Y si hay algún antecedente, es obligatorio sumar el chequeo constante de los pechos con estudios especializados ecos y mamografía y valoración de especialistas” afirmó.

Apostar por una vida saludable y mejoras nutricionales

Como paciente de cáncer de mama, Massiel Rodríguez ofreció recomendaciones en cuanto a la alimentación y la importancia de apostar por un estilo de vida saludable.

“La alimentación ha sido fundamental. Yo recomiendo a todos los que están pasando por el proceso y que tienen antecedentes a no tomarse a la ligera la alimentación y apostar una mejor calidad de vida; estar tranquilas emocionalmente”, manifestó.

Ella recomienda “comer todo sin abusar e incluir frutas, proteínas, vegetales, legumbres. Bajar al mínimo el consumo de carbohidratos y sobre todo no comer alimentos procesados preferiblemente”.

Adquirir los medicamentos es el desafío económico para los pacientes y familiares

Massiel Rodríguez es una de las pacientes que ha tenido de su lado un fuerte sistema de apoyo de parte de familiares, instituciones sin fines de lucro y hasta del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales de quien ha recibido tratamientos que son sumamente costos.

“En la primera parte de mis quimioterapias, gracias a Dios conseguí muchos de los fármacos por el IVSS y las farmacias de alto costo. Algunas fundaciones también me apoyaron con donativos y he tenido ayuda de mi familia, de los que están afuera y los que están aquí. También en mi trabajo me han apoyado en este proceso”, relató.

“Hay mucha gente maravillosa que he conocido en grupos de apoyo y hasta en los mismos tratamientos, familiares que donan y que si sobra (un medicamento), lo ceden y así se va alimentando la solidaridad y generosidad recíproca”.

Pero no todo es color rosa. Muchos medicamentos no están disponibles en el IVSS ni en fundaciones y toca hacer frente a su compra privada y en divisas.

“Hay medicamentos que no los da el Seguro Social o simplemente no llegan y hay que comprarlos. El que voy a utilizar ahora es Paclitaxel que no es difícil de conseguir pero no lo hay en farmacias de alto costo pero sí en las que venden medicamentos oncológicos pero su costo puede estar por el orden de los 70 y 120 dólares. Por ello, el costo para el paciente y la familia es alto”, apuntó.

Un mensaje de fuerza y valentía

“Mi mensaje a todas las mujeres y hombres que están pasando por esta enfermedad es de ánimo, fuerza y valentía. Les digo a todas las amigas y amigos que hoy estamos en el mes rosa, seamos voceros de esta enfermedad en positivo. En mi ropa no era un color favorito pero ahora significa vida y lo quiero promover”, expresó.

“No tengan temor de tener esta patología, no tengan temor. La vida es muy bonita y debemos seguir adelante. Sea lo que sea que sientan, acudan al médico y lo más importante: nunca, nunca desconfiar de la misericordia de Dios porque es muy grande”.