Fedecámaras aún guarda silencio ante negativa del gobierno a su propuesta de vacunación

Ricardo Cusanno durante la presentación del plan de vacunación el 25 de marzo de 2021. Foto: Fedecámaras

Fedecamaras aún guarda un silencio total luego de que Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional electa en diciembre de 2020, anunciara que el gobierno de Nicolás Maduro rechazó su propuesta de importar 6 millones de vacunas contra el Coronavirus.

El 13 de abril Rodríguez fue contundente al asegurar que el único ente autorizado para gestionar las vacunas de manera legal y legítima es el Ministerio de Salud del gobierno que preside Maduro. Además, aseguró que el plan de vacunación ya está elaborado y ya fue llevado a la «Mesa Técnica».

Fedecamaras proponía ayudar con la importación de seis millones de vacunas y la aplicación de la misma en el personal que depende del sector privado y su familiares.

Voceros y contradicciones

El 20 de marzo, el diputado a la Asamblea Nacional Oscar Ronderos informó que el Ejecutivo venezolano «aprobó» la compra de 5 millones de dosis de vacunas producida por Rusia por parte de la organización empresarial.

De acuerdo con Ronderos, 4 millones de vacunas estarían «destinadas a los trabajadores de las empresas afiliadas y un millón será donado al gobierno venezolano, para incluirlo en el plan nacional de vacunación», reseña un archivo de esta misma web.

Ese mismo día esta misma plataforma de noticias publicó: «La noticia también fue corroborada sucintamente por el embajador de Rusia en Venezuela Melik-Bagdasarov, quien realizaba una visita de trabajo a la isla de Margarita en Nueva Esparta explorando nuevas oportunidades de inversión de su gobierno en el turismo venezolano».

El 14 de abril el portal de noticias Última reseñó que Carlos Alvarado, Ministro de Salud, aseguró que la posibilidad de aceptar la propuesta de Fedecámaras dependía del cumplimento de unos requisitos: «Si los privados cumplen las características y las condiciones, bueno hay una cantidad de requisitos que debe cumplir cualquier persona que quiere traer medicamentos de fuera».

Los fármacos deben ser de efectividad comprobada, conservación adecuada y deben contar con la aprobación de las autoridades sanitarias. Además estarían bajo la supervisión del Ministerio de Salud.

El Ministro Carlos Alvarado, incluso señaló el 14 de abril que están evaluando si la empresa privada cumple o no con estos parámetros para traer sus propias vacunas contra la COVID-19 a Venezuela.

Origen del dinero de la propuesta negada de Fedecámaras

Según el organismo, la propuesta sería financiada por el mismo sector empresarial y sus agremiados mediante un esquema de finaciamiento focalizado con la ayuda de los industriales venezolanos para que que los trabajadores de las pequeñas o medianas empresas pudieran cumplir con la inmunización a sus trabajadores.

Dado a que el gobierno habría aprobado la importación de la vacuna rusa Sputnik V, solo dos millones de trabajadores habrían sido inmunizados