Francisco: “Ser homosexual no es un delito”, pero sí pecado

49
Cortesía

Desde la muerte del papa emérito Benedicto XVI, el papa Francisco había estado en silencio y este mutismo lo acabó al señalar que es “injusto” el trato hacia las personas homosexuales, arguyendo que no es un delito ser homosexual.

El pontífice criticó las leyes que penalizan la homosexualidad diciendo que Dios ama a todos sus hijos tal como son y pidió a los obispos católicos que den la bienvenida a las personas LGBTIQ a la Iglesia, dijo en una entrevista con AP.

Francisco reconoció que existen obispos en el mundo que criminalizan la homosexualidad o discriminan a la comunidad LGBTIQ.

El también jesuita atribuyó tales actitudes a los antecedentes culturales y dijo que los obispos en particular necesitan pasar por un proceso de cambio para reconocer la dignidad de todos.

El máximo jerarca de la iglesia católica agregó que los obispos deben aplicar “la ternura, por favor, como Dios la tiene con cada uno de nosotros”.

“Dios nos ama tal como somos”

Al declarar tales leyes como “injustas”, Francisco dijo que la Iglesia Católica puede y debe trabajar para ponerles fin. “Debe hacer esto. Debe hacer esto”, dijo.

Francisco citó el Catecismo de la Iglesia Católica al decir que las personas homosexuales deben ser bienvenidas y respetadas, y no deben ser marginadas ni discriminadas.

“Todos somos hijos de Dios, y Dios nos ama tal como somos y por la fuerza con la que cada uno de nosotros lucha por nuestra dignidad”, aseveró Francisco a AP.

Asimismo, sostuvo que tenía que haber una distinción entre delito y un pecado con respecto a la homosexualidad.

“No es un delito. Sí, pero es un pecado. Bien, pero primero distingamos entre un pecado y un delito”, dijo. “También es pecado faltar a la caridad unos con otros”, puntualizó.

Piden fin de leyes que criminalizan

Según The Human Dignity Trust, 67 países en todo el mundo criminalizan la actividad sexual consentida entre personas del mismo sexo, 11 de los cuales pueden imponer o imponen la pena de muerte, es por ello que esta organización trabaja para poner fin a tales leyes

Las Naciones Unidas ha solicitado en reiteradas oportunidades  que se ponga fin a las leyes que criminalizan la homosexualidad, diciendo que violan los derechos a la privacidad y a no ser discriminados y que violan las obligaciones de los países en virtud del derecho internacional de proteger los derechos humanos de todas las personas, independientemente de su orientación sexual o identidad de género.

Sigue todas nuestras entrevistas y la información que se produce desde las regiones uniéndote a nuestro canal de Telegram.