Gobierno de Chile promulga Ley Migratoria que facilitaría las deportaciones de extranjeros

Foto: Emol Noticias.com

El presidente de Chile Sebastián Piñera acaba de promulgar una nueva Ley Migratoria que, según su precepto general, busca «»avanzar hacia una migración ordenada, segura y regular». El novel instrumento suplanta a la Ley de Extranjería que databa desde 1975.

Para Piñera la ley permitirá regular la migración legal y «combatir la inmigración ilegal». Aseguró que «Chile siempre ha sido un país abierto y acogedor con los migrantes que vienen a nuestro país a iniciar una nueva vida, cumplir nuestras leyes, trabajar en forma pacífica, aportar al desarrollo integral y desarrollo integral de nuestro país, pero no queremos que ingresen a nuestro país el crimen organizado, el narcotráfico, el contrabando, el tráfico y trata de personas, o aquellos que no respetan nuestras leyes».

Pero justamente esta declaración es la que pone en alerta a las organizaciones defensoras de los derechos de personas migrantes ya que esta nueva «política migratoria» chilena estigmatiza y criminaliza automáticamente a todos quienes, por alguna circunstancia, lleguen al país por una vía irregular.

Alegan los activistas que esta «rigidez fronteriza sustentada en esta nueva ley» facilitaría las deportaciones de extranjeros porque se aplicarían normativas que «no consideran fundamentos contemplados en el Derecho Internacional Humanitario ya que migrar no es un delito».

Vale recordar que a finales del año pasado y a principios de 2021 se produjeron dos deportaciones masivas de extranjeros, la mayoría de ellos venezolanos que habían ingresado a Chile por vías ilegales. Pero en esas oportunidades varios testimonios de los expulsados revelaron que las autoridades policiales chilenas no les dieron tiempo para demostrar su legalidad, «llegaron en horas de la madrugada (a los sitios donde residían) y nos obligaron a recoger nuestras cosas para llevarnos al aeropuerto» de Iquique, desde fueron trasladados a Venezuela.

Rodolfo Noriega, secretario general de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes en Chile, rechazó la nueva Ley Migratoria porque «supone un cierre de posibilidades para los trabajadores migrantes y va en contra de los avances de los acuerdos bilaterales en la región”.