Hospitales y ambulatorios de Anzoátegui están decayendo

Foto: archivo web

En un diagnóstico de las redes de salud pública ofrecido por el Colegio de Médicos del estado Anzoátegui, y la organización no gubernamental VIDA’S, se pudieron revelar los números rojos de los centros de la entidad.

El 100% de los hospitales y ambulatorios tanto rurales como urbanos presentaron un marcado deterioro de infraestructura, problemas de forma regular con el agua y déficit de medicamentos e insumos médicos.

De igual manera se pudo constatar, a través de este estudio, que a pesar de la grave crisis del sistema eléctrico nacional, el 90% de los centros de salud pública anzoatiguenses no cuentan con planta eléctrica. El 70% del total tiene cerrados o inoperativos los servicios esenciales como Rayos X y laboratorios.

Según cifras de la Federación médica de Venezuela, 32 mil 900 médicos abandonaron suelo patrio durante el 2019; en el caso del estado Anzoátegui se contabilizaron 470 profesionales de la medicina que abandonaron de manera oficial el país, es decir con documentación académica debidamente legalizada.

Con respecto al gremio de enfermeras, el 50% de los cargo  en el sistema de salud pública del estado se encuentran vacantes por diferentes causas. La que toma mayor fuerza es la diáspora.

Para Víctor Velásquez, secretario general del Colegio de Médicos de Anzoátegui, estas cifras son fieles indicadores del colapso del sistema de salud en el estado.

“Con respecto al paludismo, que se ha dicho eventualmente que está controlado, nos encontramos con cifras galopantes en el 2019, con 20 mil casos para el cierre de año a nivel nacional y 689 solo en Anzoátegui. Esto nos dice que la desnutrición juega un papel preponderante en esta cifra y que no se está haciendo absolutamente nada. Esto hace evidente que no se está dando respuesta a las expectativas del pueblo”, precisó.

Con respecto a la mortalidad neonatal, Velásquez puntualizó que la tasa en el estado es de 18 fallecidos por cada 1000 nacidos, número que no considera negativo, pero que sin embargo, considera que pudiera tener una disminución considerable con la ejecución de políticas públicas adecuadas.

Cáncer en repunte

El gremio médico anzoatiguense le atribuyó la primera causa de muerte en la entidad a las enfermedades del corazón y en segundo lugar se ubicó el cáncer, por lo que Velásquez reconoció las debilidades del sistema de salud pública al momento de darle respuesta a este sector de la población.  

“Debemos decir que nuestros pacientes oncológicos están signados, o buscan ellos sus medicamentos y una atención privada o disminuye su esperanza de vida. No tenemos ni cirujanos ni oncólogos y no se está haciendo absolutamente nada desde los programas del Estado para atender este tipo de patologías”, señaló.

Solamente en el caso del Hospital Universitario Dr. Luis Razetti, centro de atención matriz del estado Anzoátegui, se requiere un equipo médico de 5 radioterapeutas, 4 oncólogos clínicos, 4 cirujanos y 3 médicos nucleares para garantizar un servicio de calidad a los pacientes. Pero estas vacantes no han tenido remplazo.

La directiva del gremio médico de esta entidad oriental lamentó cómo la poca demanda ha disminuido los estudios de postgrados en el estado, clausurando ofertas como radioterapia, urología, anatomía patológica, medicina nuclear y nefrología, ente otros.

Los agremiados recomendaron al Ejecutivo nacional priorizar los criterios de los profesionales de la salud, políticos, gestores y sociedad civil, para de esta manera garantizar el uso eficiente de los recursos.

De igual manera puntualizaron que es primordial, desde el enfoque humano y de costos, darle prioridad a la medicina preventiva, sin quitarle importancia al diagnóstico y tratamiento y por último, realizar estudios comparativos sobre costo y efectividad que garanticen el uso estratégico de los recursos.