Insisten en que más de 23.000 escuelas no están aptas

248

La Federación Nacional de Sociedades de Padres y Representantes (Fenasopadres), insiste en que más de 23.000 instituciones educativas en Venezuela no están aptas para arrancar el nuevo año escolar 2022-2023.

La afirmación la hizo Nancy Hernández, miembro de esta federación, a través de un contacto telefónico en el programa En Este País, que transmite Radio Fe y Alegría Noticias.

La activista dijo que no se puede hablar de condiciones distintas para el inicio del año escolar 2022-2023 sin hablar de cómo terminó el año escolar anterior.

“Es bueno recordar que apenas hubo dos lapsos de presencialidad en las aulas con muchas limitaciones, desde lo estructural hasta lo pedagógico”, reflexionó.

También se refirió a recientes declaraciones que ofreció la Ministra de Educación, Yelitze Santaella, al señalar que más de 8 millones de niños y jóvenes debieron iniciar el nuevo año escolar, pero no están tomando en cuenta la diáspora familiar, “muchas familias enteras se han ido”.  

Sin recursos

Asimismo, destacó que hay muchos niños no contabilizados que no asistirán a sus escuelas porque no tienen el mínimo requerimiento para asistir a clases, como alimentación, transporte, uniformes, entre otros.

“Hay escuelas en las que no se hicieron mantenimientos mayores porque no se hicieron reparaciones en su infraestructura”, y por ello, no están aptas.

Por otra parte, muchas instituciones que si están aptas están siendo utilizadas por Alcaldes y Gobernadores como refugios para las familias damnificadas por las lluvias, sobre todo en las regiones más vulnerables.  

“Todos estos factores conspirar con el inicio de un año regular, además de todo lo que venimos arrastrando por la crisis educativa más los dos años de pandemia, hacen que sea muy difícil las condiciones y que sea un inicio óptimo”.

Acto repetitivo

En materia de infraestructura, es un hecho repetitivo cada año escolar desde hace más de dos décadas, porque no se le hacen mantenimiento mayor, no existe planificación, sin cronogramas de reparaciones.

“Todo esto dio paso al plan “Una gota de amor” y ahora las Bricomiles, el Estado ha trasladado su deber y responsabilidad a padres y representantes, comunidad educativa, consejos comunales y el sector militar para acometer las reparaciones”, destacó la vocera de Fenasopadres.

Recordó que a escala nacional son más de 29 mil instituciones educativas dependientes del Ejecutivo nacional y el 80% (23.000) no fue atendido.

En todas las ciudades de Venezuela se registran daños serios en las instituciones educativas, “las condiciones en los sectores más remotos del país, reportan más fallas y menos atención del Gobierno”.