Justicia para Geraldine Quintero

Foto: cortesía.

Este jueves 22 de octubre se realizó la audiencia preliminar a los cuatro imputados por el asesinato de la adolescente de 16 años, Geraldine Quintero. Ninguno admitió su responsabilidad en el posible femicidio.

La información fue difundida a través de Twitter por Manuela Pérez, madre de Adriana Urquiola, también asesinada el 23 de marzo de 2014 en el estado Miranda.

Los acusados responden a los nombres de Cristian Delgadillo Contreras, José Hernández —quien era novio de Geraldine Quintero—, Robert Arias Vielma y Oneyber García Sánchez, detenidos el 10 de enero por las autoridades.

Foto: cortesía.

Una adolescente de 16 años

Geraldine Quintero era una adolescente de 16 años que cursaba quinto año de bachillerato en el Colegio Sagrada Familia, estado Mérida. Fue reportada como desaparecida por su familia el 06 de enero de 2020. Un día más tarde, fue encontrado el cuerpo de la joven dentro de una maleta de viajes abandonada en un paraje boscoso de la entidad merideña.

Según las investigaciones realizadas por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) la joven había ido a un encuentro con su novio para venderle 10 dólares, se reunieron en la Residencia Los Bucares de la avenida Las Américas del estado Mérida.

Allí, luego de una discusión, José Hernández le propinó un disparo en la cabeza, el arma pertenecía a Robert Arias Vielma. Luego del hecho, procedió a meterla en la maleta de un carro, propiedad de Oneyber Alejandro Díaz.

Al parecer, la intención era que Geraldine Quintero muriera desangrada mientras se buscaba un lugar para depositar el cuerpo pero tras viajar unos kilómetros y verificar que todavía la joven estaba respirando, José Hernández le habría golpeado en la cabeza con una piedra.

El cuerpo de la joven fue metido en una maleta de viajes, que luego fue rociada de gasolina e incendiada en la vía de Salado Alto, Puente El Humo, en el municipio Campo Elías de la entidad andina.

El Cicpc logró identificarla gracias a estudios odontológicos y la respectiva necropsia de ley. Además, la autopsia determinó que el cuerpo de Geraldine Quintero presentó una herida de arma de fuego en la nuca.