La Iglesia expresa su pesar por la partida del Cardenal

Iglesia venezolana
Foto: Twitter CEV

Las reacciones desde diferentes voces de la Iglesia venezolana no se hicieron esperar tras anunciarse la muerte sensible del Cardenal Jorge Urosa Savino, en la tarde de este 23 de septiembre.

Uno de los primeros fue su propio compañero de misión en el cardenalato Baltazar Porras, quien además fue el que se encargó de confirmar su deceso.

Porras le a todos los sacerdotes señalaba, con voz entrecortada, que sonaran los repiques de campana en todos los templos para hacerse eco del luto que les embargaba por la partida de Urosa. También conminaba a realizar una oración sublime por su eterno descanso.

Por la defensa de los derechos humanos y una Iglesia valiente

Por su parte, el Obispo de la Diócesis de Puerto Ayacucho, Amazonas, Johnny Reyes, expresaba a través de Radio Fe y Alegría Noticias que «como primera reacción debemos darle gracias a Dios por la figura de Monseñor Jorge Urosa porque en sus 39 años de episcopado ha servido con denuedo y con generosidad al pueblo venezolano».

Agradeció de igual manera los esfuerzos siempre exitosos que hizo Urosa «para la unión de la Conferencia Episcopal Venezolana«, a lo que le sumó «su lucha por tener una iglesia más coherente, valiente, que se solidariza con el más pobre, con el más necesitado».

Reyes resaltaba también que desde su testimonio de servicio al país «ha sido un patriota, ha sido un hombre que con fuerza y energía ha exigido la defensa de los derechos humanos en nuestro país».

Urosa es el segundo prelado de la alta jerarquía eclesiástica que muere por la enfermedad en Venezuela. El primero fue el Obispo de Trujillo, Oswaldo Azuaje, quien murió el pasado 8 de enero de este año.

Eterno descanso para «un siervo bueno y fiel»

También se manifestó por las redes sociales el Obispo de San Felipe y Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Barquisimeto, Monseñor Víctor Hugo Basabe.

Invitó a «que como pueblo de Dios nos unamos en una plegaria al Padre de la Misericordia por el eterno descanso de este siervo bueno y fiel que supo servir con entrega y generosidad a toda la Iglesia de Venezuela».

Basabe también destacó las dotes de formador de sacerdotes que Urosa Savino en su ejercicio ministerial y por su servicio pastoral «que tanto tuvo para con el pueblo de Valencia y el pueblo de Caracas».

Le pidió a El Señor le conceda el premio de la resurrección «por su fidelidad a la Iglesia de Venezuela y a la Iglesia universal».

Cortesía

Algunos datos de su vida

Jorge Liberato Urosa Savino murió a sus 79 años, cumplidos el pasado 28 de agosto. Nació en Caracas en 1942, en los tiempos de Isaías Medina Angarita como presidente.

Cursó estudios en el Colegio La Salle Tienda Honda, y asistía como feligrés a la Santísima Iglesia Parroquial de «San José» de Caracas.

Estudió Filosofía en el Seminario Santa Rosa de Lima de Caracas

Estudió Teología en el Seminario de San Agustín en la ciudad canadiense de Toronto.

Estudió en la Pontificia Universidad Gregoriana, donde obtuvo su doctorado en teología dogmática, hasta 1971.

Fue ordenado sacerdote por el Cardenal José Quintero Parra el 15 de agosto de 1967.

El 6 de julio de 1982, Urosa fue designado Obispo Auxiliar de Caracas y Obispo titular de la Dioecesis Vegeselitana in Byzacena por el Papa Juan Pablo II.

Fue nombrado Arzobispo de Valencia, el 6 de marzo de 1990.

Fue nombrado arzobispo de Caracas el 19 de septiembre de 2005.

El 28 de agosto de 2017, justo cuando cumplía 75 años, presentó su renuncia, de conformidad con el canon 401.1 del Código de Derecho Canónico.

Tal renuncia fue aceptada3​ el 9 de julio de 2018, al mismo tiempo que el papa Francisco nombraba como administrador apostólico de la arquidiócesis de Caracas al cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, también arzobispo de Mérida.

En los últimos años mantuvo posiciones muy críticas contra el gobierno sobre todo en lo concerniente a la falta de políticas sociales para las comunidades más vulnerables del país.

También se opuso a la cuestionada Ley Antibloqueo promulgada por la extinta Asamblea Nacional Constituyente en octubre del año pasado.

Datos tomados de Wikipedia