La salsa retumbó en el Estadio Monumental

4106
Foto: Lenys Martínez | Radio Fe y Alegría Noticias

El Estadio Monumental Simón Bolívar de Caracas si bien se estrenó en 2023 para los juegos de béisbol, desde inicios de este 2024 sus espacios también han sido el escenario para las presentaciones de figuras como Luis Miguel y Maluma, en febrero; y Karol G en marzo.

La salsa no podía quedarse atrás. La noche de este jueves 20 de junio exponentes de este género se dieron cita hasta altas horas de la madrugada: Grupo Niche, Jerry Rivera, Víctor Manuelle y Oscar D’ León, quienes deleitaron a todos los presentes con sus éxitos en el espectáculo que llevó por nombre El Rumbón de Caracas.

No obstante, otras figuras se encargaron de encender los motores para todas las personas que iban llegando al recinto de manera paulatina. Las agrupaciones Proyecto A y Afrocriollo, así como también los cantantes Nathan y Lion Lázaro, tuvieron la responsabilidad no solo de cantar, sino también de amenizar a medida que finalizaba la tarde y caía la noche.

Foto: Lenys Martínez | Radio Fe y Alegría Noticias

A las 8:00 de la noche y con aforo a medio llenar, subieron a la tarima los integrantes de la orquesta colombiana Grupo Niche, de donde salieron grandes vocalistas que dejaron huella con sus hits y que la nueva generación del grupo tiene el honor no solo de interpretar los más famosos temas, sino también de honrar a su fundador, Jairo Varela.

Los enérgicos cantantes iniciaron su repertorio con Nuestro sueño y luego siguieron con Una aventura, Hagamos lo que diga el corazón, Ana Milé y Cómo podré disimular.

Grupo Niche tenía nueve años sin venir a Venezuela

Posteriormente, los vocalistas aprovecharon la ocasión de recordar que la orquesta ya tiene 44 años de carrera y que tenían 9 de éstos sin venir a Venezuela. “Es un honor poder visitar una vez más esta hermosa tierra. Por si no lo sabían la palabra ‘salsa’ se creó aquí en Venezuela (gritos del público). ¿Están gozando sí o no?”, dijeron.

Foto: Lenys Martínez | Radio Fe y Alegría Noticias

“¡Los amamos!, pero no vinimos a hablar mucho, sino a complacerles con todos los éxitos del Grupo Niche. ¡Muchas gracias!”, expresó otro de los vocalistas y seguidamente pidió a todos los asistentes que prendieran las linternas de sus teléfonos para que lo acompañaran a interpretar Gotas de lluvia, Sin sentimiento (un solo coro se apoderó del Monumental con esta canción), A prueba de fuego, Busca por dentro, Cali pachanguero, entre otros temas hasta que a las 9:25 se despidió la orquesta bajo una lluvia de confetti.

Jerry Rivera arrancó suspiros y prometió sorpresas

Nueve minutos después apareció en escena “El bebé de la salsa”, Jerry Rivera, quien llegó vestido de negro, pero con una camisa con transparencia que dejaba ver claramente sus atributos físicos y arrancó suspiros entre toda su fanaticada.

El boricua, quien cuenta con 50 años de edad y 35 de carrera musical, comenzó su show con el tema Así como así, con la cual le rinde homenaje a Venezuela y que forma parte de su placa discográfica número 18 bajo la producción del cantautor venezolano Juan Miguel. Luego le tocó el turno a No hieras mi vida y con esta canción inició la seguidilla de éxitos que los asistentes no pararon de cantar junto a él.

Foto: Lenys Martínez | Radio Fe y Alegría Noticias

No faltó el momento para bromear con el público al asegurar que ya no tiene Cara de niño, pero es una de las canciones que no faltan en su repertorio. Así que después de interpretarla siguió con Vuela muy alto, Esa niña, Nada sin ti, Ese (en balada y salsa).

Cuando el reloj marcó las 10:25 de la noche, Jerry invitó al escenario su colega Juan Miguel, con quien grabó en el año 2022 el tema Hasta que llegaste tú y juntos no solo la interpretaron sino que expresaron la admiración que sienten el uno por el otro.

Posteriormente, Rivera le dio paso a Desnúdate mujer y Mi libertad, temas que grabó hace 20 años en homenaje a uno de sus ídolos de la salsa: Frankie Ruiz, y siguió con otra ristra de hits que marcó a una generación de los noventa: Solo tú, Esa niña, Cuenta conmigo, Casi un hechizo, Me estoy enamorando y Qué hay de malo.

Ya cerca de las 11:00 de la noche se sabía que el show de Jerry Rivera estaba cerca de su final, pero faltaba el himno, el de las trompetas. Y fue así como a las 10:49 los trompetistas se ubicaron en la parte central del escenario y bajo la petición de Jerry al público: ¡Arriba las manos, Venezuela! (mientras él y los coristas movían en alto sus brazos de un lado a otro) comenzó a entonar Amores como el nuestro y nuevamente un solo coro se escuchó en el estadio con: “Como los unicornios, van desapareciendo, amar es hoy tan fácil, solo es cosa de un beso, un amor como el nuestro, no debe morir jamás…”

Y bajo una lluvia de confetti y humo blanco, Rivera se despedía a las 10:52 cantando el final de ese tema: “amor es dar por completo todo lo que siente el alma, es entregarse a la vida si es necesario, del amor nadie se salva y eso es así…

“¡Gracias, familia! Me voy, pero los llevo en mi corazón y en mi alma. Gracias por todo el apoyo y el cariño incondicional. Pronto vendrán muchas sorpresas. A las chicas, un beso con todo respeto; a los hombres, un abrazo. ¡Y qué viva la salsa!”, fueron las palabras de despedida del salsero puertorriqueño.

Víctor Manuelle entre éxitos propios y de otros

Un poco más de media hora fue suficiente para que saliera al escenario el también boricua Víctor Manuelle, quien vistió un pantalón color beige que hizo juego con su camisa manga corta y de una vez pusiera cantar a su público con Qué hubiera sido de mí, aunque el sonido le arropó la voz por completo en al menos las tres primeras canciones, hecho que mejoró en los siguientes temas que interpretó.

Foto: Lenys Martínez | Radio Fe y Alegría Noticias

En su repertorio no faltaron sus éxitos Dile a ella, Apiádate de mí, He tratado, Si tú me besas, Pensamiento y palabra, aunque también sorprendió al cantar los éxitos de sus otros colegas, por ejemplo: Qué locura enamorarme de ti (Eddie Santiago), Porque te amo (Nino Segarra), Un lobo domesticado (Tommy Olivencia), Siempre seré (Tito Rojas), Devórame otra vez (Lalo Rodríguez) e hizo un falso final a las 12:47 de la medianoche para luego regresar con Mi gente y pidió aplausos para Oscar D’ León y Jerry Rivera.

“Ahora sí que ya me voy, esto se terminó. Me voy pa’ Puerto Rico. ¡Buenas noches, Venezuela!”, expresó minutos antes de dejar el escenario.

D’ León puso a bailar al público pese a la lluvia

Foto: Lenys Martínez | Radio Fe y Alegría Noticias

Ya faltaba solo uno del cartel de salseros: “El Diablo de salsa”, Oscar D’ León, aunque una ligera lluvia hizo de las suyas cuando el criollo salió a escena a la 1:25 de la madrugada de este viernes 21 de junio bajo los acordes de Cachumbambé.

El hijo de la parroquia Antímano bromeó con la lluvia, la cual cesó por completo y el público que decidió quedarse no paró de bailar y cantar al ritmo de Divina niña, Mazukamba, Mis hijos, Mi tierra, El frutero, Ariel, Josefa Matía, Frenesí, Detalles (desató la locura con esta canción), Mata siguaraya, Sigue tu camino, Arroz con manteca, Sun sun babae, Mi adorada, Idilio y Llorarás, todas en seguidilla con un falso final hasta las 2:52 de la madrugada.

Las canciones que interpretó y bailó Oscar D’ León fueron una tras otra mientras, a la par, dirigía a su orquesta. Toda una proeza para el salsero venezolano, cuya energía en escena es impresionante.

Posteriormente, regresó para despedirse con El que siembra su maíz, Taboga y La piragua a las 3:07 cuando la lluvia volvió y con fuerza, hecho que obligó a buena parte del público guarecerse en la zona techada del Estadio Monumental para así después emprender el camino de regreso luego de una noche llena de buena salsa en El Rumbón de Caracas.

Sigue todas nuestras entrevistas y la información que se produce desde las regiones uniéndote a nuestros canales de Telegram y WhatsApp.