Madres del J. M. encomendaron sus hijos a José Gregorio Hernández

Familiares y niños en camino a la iglesia a pedir reactivación del programa de trasplantes | Foto: Kenny Linares / El Nacional

Madres y familiares de los niños y niñas pacientes del Hospital J. M. de los Ríos en Caracas realizaron una caminata desde este centro de salud hasta la Iglesia Nuestra Señora de La Candelaria, lugar que alberga un monumento al Beato José Gregorio Hernández.

Los familiares acompañados de sus hijos caminaron desde la salida del hospital infantil exigiendo a viva voz respeto a sus derechos.

Ya en la Iglesia los familiares se arrodillaron y encomendaron la vida de sus hijos a José Gregorio Hernández, también pidieron por la reactivación del Programa de Procura y Trasplante de Órganos en Venezuela que tiene cuatro años suspendido.

La directora de la fundación ‘Santi y sus Amigos, Fabiana Garantón, dijo a la prensa que es una prioridad salvar a los niños que requieren un trasplante y demando a los sectores políticos que en la mesa de negociación se discutan «las verdaderas necesidades del país, como la de estos niños que desean seguir viviendo». Además, recordó a los 15 niños y niñas que murieron en lo que va de año.

«Todo es muy doloroso»

Mary Lobo, madre de una de las niñas atendidas en el Hospital José Manuel de los Ríos, aunque no acudió a la actividad, dijo para Radio Fe y Alegría Noticias que vio cómo los niños estaban «condenados a la muerte» porque pierden la vida esperando un trasplante de órgano.

«Ayer mismo lleve a mi hija al cardiólogo y llegó un niño del J. M. que va a comenzar su tratamiento y necesitaba su evaluación y eran las 2:30 de la tarde y ni siquiera había almorzado. Son del interior del país. Es cruel luchar con esa enfermedad y no tener ni siquiera para comer», informó.