Maduro denuncia otra novela de ataques terroristas contra el país

Foto: VTV

Este sábado 31 de octubre, en un acto político con los candidatos del Gran Polo Patriótico a la AN, el presidente de la república sumó otro capítulo más a los relatos de conspiraciones, externas e internas, contra Venezuela.

En esta ocasión Nicolás Maduro denunció que supuestamente para este domingo 1 de noviembre se habían planificado “acciones de ataques y violencia para tratar, dicen ellos, de crear la imagen de caos y crisis en Venezuela.”

Dijo que había llegado a estas conclusiones por las “últimas informaciones” que sus equipos de inteligencia han recabado en las últimas horas.

A esta denuncia le agregó que presuntamente estas nuevas acciones de violencia contra el país serían con el objetivo adicional de favorecer la candidatura de Donald Trump “en el estado de Florida”, donde se dice que el mandatario no ganaría este próximo 3 de noviembre.

Vale recordar que en esta región estadounidense reside una importante cantidad de latinoamericanos, entre ellos muchos venezolanos.

En el guión acusó nuevamente al diputado Juan Guaidó y al presidente de Colombia, Iván Duque, de ser los propulsores de estas agresiones.

El mandatario alertó “al pueblo” a mantenerse atento a esta supuesta nueva intentona contra la estabilidad política del país.

A los candidatos oficialistas les conminó a arrancar una fuerte campaña a partir del 3 de noviembre, lapso que ha establecido el Consejo Nacional Electoral para el venidero proceso de las parlamentarias.

Otro ataque más contra una instalación petrolera

“Ayer ocurrió un ataque contra una importante planta petroquímica en El Tablazo, un ataque terrorista. El terrorismo económico contra la base económica e industrial”.

Sin embargo, Maduro no dio detalles de este otro aparente ataque a este tipo de instalaciones de la industria petrolera venezolana. Entre los acusados de esta acción incluyó al expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez.

A mediados de esta semana denunció que la refinería de Amuay, Falcón, había sido objeto de un ataque “con un arma muy poderosa”.

Versión que respaldó su ministro de energía y petróleo Tareck El Aissaimi al indicar que se trató del disparo de un misil que destrozó la única planta activa del complejo.

Trabajadores de la refinería y el diputado falconiano Luis Stefanelly desmintieron ambas aseveraciones de los voceros. Aseguran que se trató de una explosión interna en la planta por un mal manejo y por falta de mantenimiento.