María Micaela es la santa ante las pandemias

Foto: Hna Martha Rodríguez

A la llamada “la loca del sacramento y de la caridad” por su amor a la eucaristía, a las jóvenes de la calle y a los pobres, María de la Soledad Micaela Agustina Antonia Bibiana Desmaissières y López de Dicastillo, mejor conocida en los altares como Santa María Micaela, se le recuerda este 15 de junio no solo por la fecha de la fundación de su congregación religiosa sino porque además, en medio del nuevo Coronavirus, también es invocada como la Santa ante las Pandemias.

Nació el 1 de enero de 1809 en España. También conocida como la Madre Sacramento, Micaela siempre estuvo movida por el Espíritu de Dios para estar en los tiempos y en los lugares de pobreza, enfermedades y desidia de su época.

Tras una visita al Hospital de San Juan de Dios, cae en la cuenta de la lacra de la prostitución y, en abril de 1845, funda un colegio para redimir a las prostitutas, en una casa en la calle de Dos Amigos de Madrid.

El 12 de octubre de 1850 deja las divinidades de la corte de Isabel II, para vivir con las alumnas en el colegio.

Tras grandes dificultades, en 1856 el colegio ha crecido y ya tiene con ella a algunas colaboradoras. Ve la necesidad de formar una comunidad que dé estabilidad a la obra.

Surge así la Congregación de Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad.

Micaela se ha convertido ya en la Madre Sacramento y ese mismo año escribe unas constituciones de su congregación que serán aprobadas por la Santa Sede en 1861.

En agosto de 1865, la Madre Sacramento, al enterarse de que en Valencia estalla una epidemia de cólera,  decide viajar en tren a esta ciudad para ayudar a las religiosas y colegialas de su casa. La epidemia acabó con su propia vida el 24 de agosto de ese año.

Fue canonizada en el año de 1934.

En Venezuela actualmente las religiosas Adoratrices se encuentran “encarnadas” con sus obras educativas y caritativas en Caracas, Maracay, Táchira y San Fernando de Apure.

En varios de estos apostolados trabajan unidas en la misma misión evangelizadora con instituciones como Fe y Alegría Venezuela.

En estos momentos de mucha desolación que va dejando esta pandemia rogamos a Santa María Micaela para que interceda ante el Dios de la Vida y de la Esperanza a que consuele a quienes más sufren y van muriendo de mengua y por esta enfermedad.