Marino Alvarado: «nadie debería ser perseguido por reivindicar derechos humanos»

Cada 9 de diciembre desde 1998 se celebra el día de las personas defensoras de derechos humanos gracias al reconocimiento por parte de la Organización de las Naciones Unidas y el sistema jurídico internacional del papel que juegan en una sociedad las y los defensores de derechos humanos.

El abogado y coordinador de investigación y difusión de PROVEA Marino Alvarado indicó a Radio Fe y Alegría Noticias que una de las tareas esenciales de todo defensor es promover la defensa de los derechos humanos, capacitar a funcionarios que conozcan, respeten y hagan valer los derechos humanos de los ciudadanos.

El también defensor de derechos humanos venezolano agregó que un defensor también presenta propuestas de medidas y políticas públicas para que los Estados hagan realidad el disfrute de los derechos, además de denunciar los abusos de poder, luchar contra la impunidad y exigir justicia.

 “Acompañar a personas vulnerables para que reclamen sus derechos, documentar, analizar situaciones concretas que afectan el disfrute de los derechos y presentar soluciones, dialogar con quienes tienen poder de decisión para que actúen a favor de los derechos, son algunas de las actividades que realizan las personas que defienden derechos ya sea a título individual o mediante una labor colectiva”, expresó.

Alvarado explicó que la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece una estrecha relación entre la defensa de los derechos humanos y la responsabilidad en la protección de la democracia, las libertades fundamentales y la contribución al fomento y progreso de las sociedades, instituciones y procesos democráticos.

“Por lo tanto, nadie debería ser perseguido, encarcelado y mucho menos asesinado por reivindicar derechos, luchar por la democracia y exigir desarrollo económico y social”, manifestó.

Derecho a defender los derechos humanos

El directivo de la organización de derechos humanos Programa Venezolano de Educación y Acción en Derechos Humanos, (PROVEA), destacó que la declaración posee varios artículos donde indica  “que toda persona tiene derecho, individual o colectivamente, a promover y procurar la protección y realización de los derechos humanos y las libertades fundamentales en los planos nacional e internacional”.

Asimismo, afirmó que “toda persona cuyos derechos o libertades hayan sido presuntamente violados tiene el derecho, bien por sí misma o por conducto de un representante legalmente autorizado presentar una denuncia ante una autoridad judicial independiente», y que la misma sea procesada sin ningún problema.

También Alvarado precisó que son personas defensoras “quienes defienden desde el sindicalismo u otra posición los derechos humanos laborales, quienes defienden y exigen derechos de los pueblos indígenas, quienes luchar por la igualdad y contra cualquier tipo de discriminación”, entre otros.

Alvarado finalizó indicando que el gobierno nacional mira a los defensores de derechos humanos como “personas incómodas y hasta enemigos”.

“Por eso tiene encarcelados a defensores como Javier Tarazona, privó de libertad al dirigente sindical Rubén González, y puso tras las rejas a capitanes indígenas del pueblo Pemón y ha encarcelado a dirigentes de los gremios de la salud. Es un gobierno que no cumple la Declaración, ni le interesa que las personas en el país disfruten de los derechos humanos”, denunció.