Más de 160 dólares gastan parturientas en hospital de Maturín

44
hospital central de Maturín
Foto: Cortesía.

Debido a la crisis en la que se encuentra el Hospital universitario Dr. Manuel Núñez Tovar de la ciudad de Maturín, en el estado Monagas, familiares y embarazadas denunciaron a los micrófonos de Radio Fe y Alegría Noticias que para recibir atención deben comprar una lista de insumos que es suministrada por el personal de la sala de parto de este centro de salud.

Las pacientes alzaron su voz de protesta para desmentir a las autoridades en materia de salud, con relación a la presunta entrega de insumos y medicamentos a quienes requieren ser intervenidos quirúrgicamente en este centro de salud, que atiende no solo a Monagas, sino también a parte de los estados vecinos como Delta Amacuro, Sucre y Anzoátegui.

Carlos Rondón, familiar de una parturienta, expresó que “aquí lo único que dan es el trato y la hospitalidad, porque no dan nada de nada”.

“Nosotros tenemos que traer todos los medicamentos y los insumos, además traer para que limpien las habitaciones. ¿No se supone que todo eso lo tienen que entregar aquí? Pero es una lista de insumos, más las ecografías y todos los exámenes pre-operatorios. Nosotros hemos gastado más de 160 dólares, y el otro problema es que si no tienes todo lo que te piden, no le hacen cesárea o no la ponen a parir. Eso también es inhumano”, expresó Rondón.

“Deben hacer más contraloría en lo que llega al Núñez Tovar de Maturín, porque nunca entregan nada de nada. Y los médicos y enfermeras trabajan con las uñas para poder atender a las parturientas. ¿Cómo hace una persona si tiene una emergencia, cuando sabemos que aquí no hay nada de nada?”, se preguntó.

Saed Ramos, madre de una embarazada, aseguró que el doctor le dijo a su hija “que tenía que tener todo para hacerle la cesárea y como nos teníamos nada, no nos quería atender”.

“El día anterior le hizo el tacto y ella quedó botando mucha sangre y el día después fue que la atendieron. Entonces se llenan la boca diciendo que hay de todo en el hospital y nunca hay nada, ni siquiera el laboratorio está funcionando porque solo hacen tres exámenes de todos los que están pidiendo”, dijo Ramos.

En el caso de las pacientes que vienen de los municipios más alejados, la realidad es aún peor, porque deben traer a las pacientes embarazadas hasta en carros particulares y al llegar al principal dispensario de salud de la región, deben traer hasta las inyectadoras para las pacientes.

Elizabeth Magallanes, habitante del municipio Punceres, destacó que desde que llegó no sabía “que teníamos que traer las cosas con que iban a hacer la cesárea”.

“Nos sorprendimos cuando nos dieron esa tremenda lista de los insumos, y el hospital no nos han dado nada de nada. Aquí solo ponen la mano de obra y nada más”, culminó.