“Medidas convencionales no van a funcionar hasta que no sea seguro volver a trabajar”

Para el economista Paul Romer
Para el economista Paul Romer "es un desperdicio de recursos intentar que las personas vuelvan al trabajo si no se ha encontrado la manera de que sea seguro volver a trabajar"

Esa es la opinión del economista y premio Nóbel en Economía, Paul Romer, quien comentó a BBC Brasil que las carreras para reactivar la economía son “un desperdicio de recursos”.

“Es un desperdicio de recursos intentar que las personas vuelvan al trabajo si no se ha encontrado la manera de que sea seguro volver”, dijo el economista, quien considera que una reactivación acelerada y sin el diagnóstico correcto podría aumentar considerablemente el número de contagios y de muertes.

Para él, un modo de volver seguros al trabajo sería aumentar la capacidad de detección del virus hasta el punto en que se pudieran hacer pruebas a toda la población económicamente activa cada dos semanas.

“Si diagnosticamos a las personas y aislamos a los contagiados podemos, al mismo tiempo, contener la pandemia y proteger a los trabajadores que ya están trabajando. Si podemos hacerle pruebas a más gente, eso va a salvar vidas y nos ayudará a recuperar la economía”, dijo Romer.

Contrastó su propuesta con la de crear un “pasaporte de inmunidad” que han estado analizando países como Reino Unido y Brasil para que las personas que superaron la enfermedad vuelvan al trabajo. En su opinión, un pasaporte de inmunidad, más bien, agravaría el problema.

“Esta política no tiene sentido, a menos que usted quiera que la mayoría de las personas en su economía se contagien, entiende que algunas de ellas morirán, y luego, después de eso, dejará que las personas que se recuperen vuelvan al trabajo. Esa política conducirá a muchas infecciones y muchas muertes. Mi propuesta no es hacer pruebas para ver quién se recuperó de la enfermedad. Yo me refiero es a hacer pruebas para ver quién está contagiado. Si usted está infectado, debe estar aislado”, explicó.

Proteger a quienes combaten la pandemia

Para Paul Romer es más importante hacer todo lo posible para proteger a aquellas personas que ya están trabajando para combatir la pandemia, mientras que aprenden métodos seguros para reactivar al resto de los sectores.

En su opinión, los médicos, paramédicos, enfermeras, policías y conductores no están recibiendo el apoyo que necesitan para trabajar a salvo.

“Hay personas que ya se van a trabajar, enfermeras, médicos, policías, conductores de ambulancias, y están expuestos al riesgo de infección y muerte. Debemos detener todas las otras actividades productivas y dedicar todos nuestros recursos a la producción de equipos de protección que estos trabajadores necesitan para estar seguros cuando interactúan con el público. No estamos luchando lo suficiente para producir el equipamiento que necesitan”, sentenció.

Además, destacó la necesidad de hacer pruebas de diagnóstico también a todos estos trabajadores, para garantizar que sean atendidos a tiempo y que no terminen contagiando a otros trabajadores prioritarios.

¿El tiempo les ha dado la razón?

Además de Romer, instituciones como la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud han hecho reiterados llamados a las naciones a tomarse con calma la reactivación de las actividades económicas para evitar un resurgimiento de la pandemia.

Y el tiempo parece darles la razón. El lunes 15 de junio autoridades de Pekín, en China, informaron un repentino brote de Coronavirus en un mercado local, en el que 79 personas resultaron infectadas.

Tras conocerse los casos, algunos distritos volvieron a suspender las clases y el transporte público y a cerrar los comercios. Además, se desplegaron más de 100 mil trabajadores de la salud para hacer pruebas de detección en más de 7 mil vecindarios, incluidos 22 que están en las cercanías del mercado donde ocurrió el rebrote.

Igualmente, este miércoles 17 de junio el ministro de Salud Pública de República Dominicana informó que su equipo se reuniría con el gabinete presidencial para considerar si se continúa con el plan de reactivación económica, tras un considerable aumento en el número de casos positivos y de muertes en el país después de arrancar dicho plan.

Para Romer, “si los gobiernos no actúan rápidamente para asegurar que las personas vuelvan a trabajar con seguridad”, la pandemia de COVID-19 podría generar una crisis todavía peor que la de la Gran Depresión.