Menores y adultos expulsados de Trinidad están desaparecidos

Foto: Daily Express

El dirigente político David Smolansky colgó en su cuenta personal de Twitter un video en el cual se observa a algunos familiares de los 22 venezolanos expulsados de Trinidad y Tobago, entre ellos 16 menores de edad, en el cual denuncian que desconocen su paradero luego de que un juzgado de ese país ordenara su retorno.

Según lo que declaran los familiares, los niños y adolescentes se encontrarían deshidratados y con vómitos presumiblemente en plena alta mar y en embarcaciones cuyas condiciones no son las mejores.

Uno de los declarantes, Eliécer Torres, dijo que que el ministro de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago, Stuart Richard Young, manifestó que desconocía quién dio la orden para que los expulsaran.

Según Smolansky el grupo corría un gran peligro porque la ruta marítima por la que navegaban la usan organizaciones delincuenciales “que se dedican a la trata y tráfico de personas“.

Además, medios de Trinidad y Tobago reportaron que la medida de expulsión se ejecutó pese a que se había emitido un alerta amarilla por el mal tiempo, por lo que no era seguro navegar.

Este lunes 23 de noviembre la juez que está a cargo de este caso y que venían procediendo con un hábeas corpus, ordenó que estos menores debieran presentarse a las 2 pm en la Corte, para iniciar el proceso legal establecido, como debió ocurrir antes de que los venezolanos fueran expulsados del vecino país.

No es deportación, es expulsión

El sacerdote jesuita Eduardo Soto, director del Servicio Jesuita para Refugiados de Venezuela, aclaró que a este acto no puede llamarse deportación sino expulsión, en virtud de que la primera figura implica un previo ingreso al territorio del país, aplicar un procedimiento legal, la declaratoria de la ilegalidad del ingreso y la ejecución de la medida que comporta la deportación.

La CIDH se pronuncia

Por su parte la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA se acaba de pronunciar al respecto reflejando su preocupación por la expulsión de 22 venezolanos de Trinidad y Tobago, entre ellos algunos menores de edad no acompañados por sus padres.

La CIDH, que si utiliza el término deportación, exhorta al gobierno de Trinidad y Tobago a garantizar el ingreso a su territorio de ciudadanos venezolanos y también a cumplir el deber de protección especial de niños, niñas y adolescentes migrantes.