Monseñor Basabe pidió por la “Venezuela herida y saqueada”

155
Foto: Silvia González

El obispo de San Felipe y administrador apostólico de la Arquidiócesis de Barquisimeto, el monseñor Víctor Hugo Basabe, ofició este sábado 14 de enero, la homilía de la procesión número 165 de la Divina Pastora, patrona de los larenses.

Tras dos años de suspensión del acompañamiento presencial de la virgen, la acostumbrada y significativa peregrinación regresó este 2023 bajo el lema “María, signo de reencuentro”, en donde se espera que asistan más de dos millones de personas tanto del estado Lara como de otras regiones de Venezuela.

Durante su homilía, Basabe aseguró que “Dios no es indiferente a nuestras dificultades y a nuestros sufrimientos” y que también “en nuestro favor intervendrá para ayudarnos a ser libres de nuestros limbos y tristezas”, dijo.

“Es esa la alegría que debe hacer de nuestro participar en esta peregrinación un verdadero encuentro de hermanos en torno a la imagen de la que sabemos es nuestra madre, ella la que nos ha dado la plenitud de nuestra alegría para todo hombre y al que quiera conducirnos a su callado de amor como Divina Pastora de las albas, madre que quiere vernos hoy y en adelante unidos en un único sentimiento de amor fraterno”, agregó.

En ese sentido, Basabe también considera pertinente la unión en acción de gracias “por tantas cosas buenas que también, por gracia de Dios nos acontecen a diario. Son tantos los motivos para hacer de esta peregrinación un momento de reencuentro orante”, apuntó.

La Divina Pastora es una invitación a la oración

Por otro lado, el Monseñor de la Arquidiócesis de Barquisimeto, afirmó que la imagen de la Divina Pastora es “una invitación a la oración” y está enmarcada en un rosario confeccionado con flores. En su manto y en su vestido están presentes miles de cuentas que nos hablan de miles de rosarios que a diario en el mundo estrechamente unidos a su madre, los legionarios de María, de rodillas, desgranan entre sus manos por la salvación de la humanidad, por los enfermos, por los moribundos y por todos los que andan extraviados sin conseguir el camino que les conduzca hacia Dios.

Petición por las familias venezolanas y del mundo

Adicionalmente, el representante de la Iglesia Católica, extendió una invitación a todos los ciudadanos que, durante la procesión, sean pueblo de memoria y que lleven sus alegrías, tristezas, acciones de gracia y súplicas. “Les invito a que pongamos en el corazón de nuestra oración a nuestras familias y a las familias del mundo”.

“A la familia original que hoy se ve atacada y pretende ser atacada por ideologías perversas y sembradoras de confusión entre nuestros niños y jóvenes. A las familias de nuestro país que hoy se sienten rotas por el triste fenómeno de la migración al que se han visto forzados a acudir muchos de sus miembros.

Les invito a poner en el corazón de nuestra oración el fin de todo conflicto bélico que amenaza la paz y la tranquilidad mundial”, añadió Basabe, así como también deseó el fin absoluto de la pandemia (por el COVID-19) e invitó también a orar por los enfermos, sobre todo por aquellos que carecen de recursos para cubrir sus tratamientos.

“Venezuela herida, maltratada y saqueda”

Basabe también extendió su invitación hacia el país en general, Venezuela, para “poner en el corazón de la oración a nuestra Venezuela herida, maltratada, traicionada y saqueada hasta más no poder y para que cesen las burbujas de la falsedad económica que pretenden ocultar al mundo la precaria situación en la que están inmersos la mayor parte de nuestros hermanos venezolanos”, palabras que arrancó aplausos entre todos los presentes.

Oración por los maestros, periodistas jóvenes y ancianos

En ese sentido, el sacerdote también elevó sus plegarias por los maestros y profesores. Así como también para el personal del sector salud, los trabajadores de la prensa, entre otros profesionales y obreros en general para que “en el desempeño de sus labores y que reciban el trato digno que merecen por su trabajo en pro de esta tierra y de quienes en ella habitamos”, indicó.

“Pongamos en el corazón de nuestra oración a los jóvenes y que sea en este país que los vio nacer y no en tierras extrañas el lugar donde consigan realizar sus sueños de esperanza de presente y de futuro.

Pongamos en nuestra oración a nuestros ancianos a fin que sus vidas no transcurran en medio de la precariedad, la mengua, el olvido y la carencia y se reconozcan sus esfuerzos del pasado para la construcción y progreso de este país”, agregó.

Oración por los venezolanos que migraron a otros países

Basabe también recordó a los más de siete millones de venezolanos que tuvieron que irse del país a buscar mejores oportunidades y calidad de vida. Para ellos, también pidió una oración porque “migraron de nuestra tierra en búsqueda de mejores condiciones de vida para ellos y sus familias. Muchos de ellos hoy son objeto del desprecio, la xenofobia, la trata y la esclavitud original y que por nuestra oración, Dios y la Divina Pastora, nos concedan la alegría de poder refundirnos pronto en abrazos fraternos en esta tierra que les pertenece y en la que nunca serán extraños”, expresó.

Por último, el monseñor Basabe también recordó sobre la campaña que se lleva a cabo este sábado 14 a favor del seminario Divina Pastora y agradeció a quienes han colaborado.

“Les animo a todos para que desde la campaña “Un dólar para el seminario” que estaremos realizando en el contexto de la peregrinación, se animen a acercarse a los seminaristas para hacerles legar su expresión de solidaridad”, finalizó.