Policía colombiana sigue tras los asesinos de fiscal paraguayo Marcelo Pecci

En Colombia las autoridades policiales no descansan para dar con el paradero de los asesinos del fiscal paraguayo Marcelo Pecci, ocurrido hace seis días en una playa de la isla de Barú, Cartagena.

Según EFE, la Policía ha puesto énfasis en la importancia que tienen “las primeras” horas luego de cometido el crimen y por eso dispuso 20 puestos de control por toda Cartagena.

Los uniformados trabajan día y noche, realizan pesquisas  entre los transeúntes, en los autobuses del servicio público, en los vehículos particulares y en las motocicletas que circulan por la ciudad.

Su esposa confirma las sospechas

Al parecer la esposa del fiscal, la periodista Claudia Aguilera, confirmó que la imagen que fue difundida del presunto agresor si sería del homicida.

La línea que siguen los investigadores es la búsqueda de un hombre, cuya imagen quedó grabada en las cámaras de seguridad de un establecimiento cercano a la playa donde Pecci fue asesinado el pasado 10 de mayo.

El relato de la mujer refiere que el sicario llegó en una moto acuática a la playa donde descansaban, le propinó tres disparos a Pecci y huyó.

Ya fue sepultado en Paraguay

La búsqueda de los autores intelectuales del asesinato de Pecci ha trascendido las fronteras colombianas y se extiende por Brasil, Paraguay y Estados Unidos donde intervienen miembros de la policía paraguaya, la DEA, el FBI y la Europol.

El cuerpo del fiscal especializado contra el crimen organizado, narcotráfico, lavado de dinero y financiamiento del terrorismo, fue sepultado este domingo en Asunción en medio de la gran conmoción nacional que ha causado su asesinato.