Provea: gobierno ratificó su modelo “extractivista y depredador del medio ambiente”

1
Arco minero
Referencial

Según el informe “Derecho al ambiente sano 2021” publicado por Provea, durante el año 2021, el gobierno de Nicolás Maduro demostró que mantiene su “modelo extractivista y depredador del medio ambiente”.

El documento presenta varios enfoques por tipo de servicios como el agua, la basura y su manejo. También hace mención de la industria petrolera, el decaimiento de la estructura de producción de crudo, el manejo de petróleo y sus derivados, accidentes de la industria petrolera, y la opacidad por parte del gobierno en estos temas.

De acuerdo con el informe, 32 defensores de los derechos ambientales fueron asesinados entre el año 2013 y 2021. Los victimarios fueron integrantes de grupos irregulares y militares de Venezuela.

El Arco Minero del Orinoco sigue siendo uno de los proyectos con impacto ambiental más cuestionados por su incidencia negativa notoria. La extensión del Arco, y el alcance de sus efectos negativos se extienden por casi el 40% del territorio venezolano.

2.227 hectáreas de vegetación y selva fueron arrasadas durante el año 2021. El número corresponde a la zona devastada en el parque nacional Yacapana, en el estado Bolívar.

Por otra parte, el 61.7% de los encuestados en Venezuela cuestiona el servicio de agua y lo sitúa entre los peores. Doce de la principales ciudades de Venezuela, el servicio al alcanzó altos niveles de “insatisfacción”.

Caracas, Maracaibo, Punto Fijo, Ciudad Bolívar, Valencia, Barquisimeto, San Cristóbal, Barcelona, Mérida, Porlamar y San Fernando de Apure, son las regiones con el peor servicio de agua potable.

Los más altos en porcentaje de insatisfacción se ubicaron en Maracaibo (90,8%), Porlamar (84,6%) y Barcelona (79,9%).

Durante el período continuó la política de opacidad oficial, expresada en la ausencia de publicación de la Memoria y Cuenta de los ministerios vinculados a la gestión ambiental.

Petróleo y desastre ambiental

Según el informe, los derrames petroleros fueron recurrentes en el año 2021. Estos derrames fueron consecuencia del abandono de la industria petrolera y falta de inversión.

En el peor de los casos, un accidente petrolero llegó a alcanzar una extensión de 40 kilómetros de marco y 30 metros de ancho. Los derrames acabaron con espacios marítimos importantes para la vida acústica.

Los mayores reportes de desastres petroleros ocurrieron en las costas del estado Falcón.