¿Qué pasa en Bolivia?

La oposición boliviana quedó a 0,1% de forzar la segunda vuelta a las elecciones presidenciales y Evo Morales fue por el Tribunal Supremo Electoral como el ganador de la contienda tras el 95% de los votos escrutados.

En Bolivia existen dos condiciones para que no ocurra una segunda vuelta electoral: la primera es que el candidato que ocupe el primer lugar debe superar el 40% de los votos válidos; la segunda, sacar un 10% de diferencia porcentual sobre su más cercano competidor.

La primera de las condiciones la cumplió Morales, pero la segunda condición ha quedado como un elemento polémico, pues estaba a 7,12% por encima de Carlos Mesa con el 83,76 de los votos escrutados.

Polémica en el conteo

El sistema de conteo fue congelado durante 23 horas de forma repentina cuando se había contabilizado el 83,76% de los votos.

Para el momento de la suspensión, Evo Morales sumaba el 45,28%, mientras que Mesa estaba en 38,16%: con este resultado ya era un hecho la segunda vuelta cuando se suspendió el conteo.

23 horas después, la reactivación de la Transmisión Rápida de Resultados arrojó un 46,86% para Evo Morales y 36,72 para Carlos Mesa. Morales ascendió 2,14 puntos y Mesa descendió 1,44 puntos, con lo que se destacó una segunda vuelta por un margen de 0,1%.

Factores de la oposición boliviana cuestionan que el Tribunal Supremo Electoral haya suspendido la primera Transmisión Rápida de Resultados con el 83,76% de los votos escrutados, pues el instrumento fue creado para contabilizar en una primera entrega un mínimo del 90% de los votos, lo cual no ocurrió.

La frustración de una segunda vuelta que esperaba la oposición boliviana ocurre en medio de un acuerdo preliminar que ya habrían suscrito Carlos Mesa (38,16), Chi Hyun Chung (8,77%) y Óscar Ortiz (4,41%), quienes unirían fuerzas contra el presidente Evo Morales para evitar su continuidad en la presidencia.

La OEA cuestiona las elecciones

Una comisión de la Organización de Estados Americano (OEA) participó como observador del proceso electoral y, tras la paralización, retransmisión y cambio drástico del resultado electoral, ha puesto en duda la confiabilidad del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia.

Así como hizo en Venezuela, la OEA ha denunciado que el Estado boliviano ha utilizado de forma notoria los recursos públicos durante la campaña y el proceso electoral.

Hallazgo de cajas con votos “corregidos”

Al menos veinte cajas fueron halladas con votos “corregidos” a favor del MAS, estructura política que apalanca la candidatura de Evo Morales en la zona residencial Miraflores en la capital boliviana.

Tras los nuevos resultados con una nueva tendencia, las calles La Paz, han sido tomados por manifestantes y han sido quemados algunas infraestructuras públicas como la sede del Tribunal Supremo Electoral de Chuquisaca, y la oficina de un  jefe civil.

Este incidente reportado en la madrugada de este martes, dejó a tres personas lesionadas, destrozos en la sede del TSE de Bolivia, y varios afectados por gases lacrimógenas.

Usuarios en las redes sociales también reportaron que manifestantes derribaron una estatua del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.