Roban por tercera ocasión escuela de Fe y Alegría en Cumaná

Foto Cortesía

La unidad educativa Fe y Alegría San Luis, ubicada en la avenida Universidad de la capital sucrense, nuevamente fue robada este sábado 2 de mayo en horas de la mañana.

En esta ocasión dos hombres armados entran en la oficina de Coordinación Pedagógica. Los vigilantes el plantel los sosprenden in fraganti. Luego de enfrentarse verbalmente con los encargados de seguridad, pidiéndoles que los dejaran salir, se llevan varios artículos en los bolsillos de sus pantalones.

Con este hecho es la tercera vez que en un lapso de 1 mes la institución es violentada en medio de esta cuarentena.

El miércoles 1ro de abril entran de noche 3 hombres a las instalaciones del colegio. Varios vecinos avisan a la policía pero los delincuentes se robaron el sembrado de Manos a la Siembra de cambur.

Los delincuentes arrasaron con la siembra de cambur. Foto Cortesía

Luego, 15 días después, el miércoles 16 de abril, nuevamente entran de noche y rompen las rejas de la oficina de Calidad Educativa y 5 salones.

De estos ambientes se llevan ventiladores y un aire split.

Doce días después, el martes 28 de abril, 6 ladrones entran de noche e intentan otros equipos pero en esta oportunidad la comunidad sí pudo avisar a tiempo a la policía local.

La hermana Roraima Rodríguez, coordinadora de Pastoral del colegio, alerta que la inseguridad mantiene en zozobra no solo a los integrantes de esta comunidad educativa sino también a gran parte de Cumaná, cuyo ritmo también se ha visto mermado por la medida de aislamiento físico decretado por el gobierno nacional.

Los asaltantes hacen huecos en la cerca para poder brincar hacia dentro del colegio

La escuela San Luis de Fe y Alegría tiene una matrícula de 1575 alumnos. Y así como todos los planteles del país, sus docentes prosiguen el año escolar con sus estudiantes a distancia.

Entre el mes de abril y estos primeros dos días de mayo van 6 planteles de Fe y Alegría que han sufrido hurtos y robos. Los casos más recientes ocurrieron en Ocumare del Tuy, Miranda, y San Félix, Bolívar.

Materiales didácticos, equipos de computación, bombas de agua y artículos de oficina, forman parte del botín que los asaltantes se han llevado de estas escuelas afectando seriamente también el derecho a la educación en Venezuela.