Cabezas: “la desigualdad es el legado más inhumano de la revolución”

91
Rodrigo Cabezas - exministro e
Foto: Archivo web.

El exministro de Finanzas, Rodrigo Cabezas, afirmó que el “vertiginoso” crecimiento de la desigualdad es el legado más inhumano de la “mal llamada revolución”.

De acuerdo con Cabezas, economista y profesor universitario, quienes gobiernan no conocen que, en la macroeconomía integral, la vida socio-económica es uno de sus componentes en lo relativo al nivel de consumo, calidad de vida, patrón de gasto y desarrollo humano y social. Así lo dijo en entrevista concedida al portal digital La Patilla.

“El sistema de remuneración no valora la fuerza de trabajo al convertir el salario en una cifra miserable, lo que significa una vida indigna para los trabajadores manuales e intelectuales que dependen de un salario en bolívares: empleados públicos y privados, universitarios, jubilados y pensionados”, opinó citando uno de los estudios del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (IIES-UCAB).

“Según estudios de la UCAB, el 67% de los venezolanos tiene incapacidad de satisfacer los gastos alimentarios; así mismo, se ha acelerado la concentración del ingreso a niveles inimaginables. El 10% de la población más pobre participa apenas del 0,8% en el ingreso total per cápita. Esto es capitalismo salvaje”, aseveró.

Sin medidas efectivas no se detendrá la inflación

Rodrigo Cabezas dijo considerar que se mantendrá el esquema de alto costo macroeconómico y social de altas tasas de encaje legal “que liquidó el crédito”. Continuarán las inyecciones de dólares del Banco Central de Venezuela al mercado que, a su juicio, con esta práctica se “desperdicio más de tres mil millones de dólares, sin ganancia de estabilización”. Además, seguirá la contención del gasto público.

De éste último dijo que el Estado no hace más que ralentizar el crecimiento y golpear el salario de los trabajadores, pensionados y jubilados de la administración pública. 

“Estos tres instrumentos son insostenibles; no detendrán la inflación ni la devaluación”, sentenció. 

Aunque Cabezas no ve un panorama favorecedor sin medidas efectivas reales, existe un gran grupo de empresarios creyentes del crecimiento económico de Venezuela. 

A juicio de Cabezas, los empresarios del sector real de la economía están conscientes de que luchan en escenarios críticos para sostener sus negocios, pues “la caída del consumo por desplome del salario real, la competencia desleal por la ola de importaciones, el colapso del crédito bancario, la crisis de los servicios básicos como la electricidad, agua, telecomunicaciones y seguridad, el aislamiento del sistema financiero internacional por las sanciones y la nula inversión estatal en infraestructura de apoyo a la producción, no les permiten despegar como quisieran”.