Sanciones que aprietan

45
Nicolas-Maduro-EFE
Foto: EFE.

Este martes el gobierno de los Estados Unidos emitió sanciones al gobierno de Venezuela que fueron catalogadas como un embargo y que ya ha tenido respuestas tanto de voceros de Nicolás Maduro, como de la oposición venezolana.

¿Qué implica estas sanciones?

El experto en economía internacional Luis Angarita explicó a Radio Fe y Alegría Noticias que “el embargo” no es más que otro escalón en las medidas económicas que se ejercen a un país para que se reduzca la capacidad de gobernabilidad y se genere un cambio de gobierno.

En el caso de Venezuela, Angarita asegura que esta sanción va dirigida directamente hacia Maduro y su gabinete.

Por su parte, el politólogo Wilson Gallardo manifestó que la capacidad de respuesta por parte de Maduro es “mínima” y esto podría generar un cambio de gobierno.

Tanto Angrarita como Gallardo, insistieron a través de Radio Fe y Alegría Noticias que esta sanción no aplica para los negocios referentes a comida, medicina o agricultura.

Angarita resaltó que aunque el ente gubernamental esté sancionado no aplica para la importación de alimentos o medicinas.

“Esa es una excusa que usa el gobierno para maquillar una crisis que tiene 6 años en el país”, dijo.

Sin embargo, señaló que las personas dependiente de “la caja” Clap, o de cualquier otro beneficio social, si podrían verse afectados.

Angarita además manifestó que la problemática en Venezuela radica en la monopolitización de la compra de alimentos y medicinas por parte del estado.

Siguen las negociaciones

Paralelo a esta nueva sanción, el gobierno y la oposición aún mantienen las mesas de negociación.

Con respecto a esto, Gallardo aseguró “una cosa son las medidas económicas que implementa el gobierno de Donald Trump que trata de frenar el envío de recursos financieros a Venezuela, y otra son las negociaciones que pudieran generar una salida”.

Como muestra de las diferencias, Gallardo, quien también se desempeña como profesor, indicó que el gobierno de Estados Unidos no está de acuerdo con el proceso de negociación entre gobierno y oposición, porque no confían en que los representantes del gobierno de Maduro puedan comprometerse y respetar los acuerdos a los que lleguen.