Se volvió un despelote vacunación en San Fernando

A las afueras del hospital de SF protestando/Cortesía

En todo un despelote se volvió la jornada de vacunación contra la COVID-19 este fin de semana en San Fernando de Apure. Lo que había comenzado a ser una buena noticia luego se convirtió en una gran frustración. Este domingo 30 de mayo cientos de personas aglomeradas frente al hospital Pablo Acosta Ortiz reclamaban que se les vacunase así como se había hecho el día anterior.

Y es que este sábado 29 la nueva fase de inmunización anunciada por el Ministro de Salud Carlos Alvarado comenzó a implementarse sin mayores inconvenientes en el centro de salud de la capital apureña.

Desde las 7 de la mañana comenzaron a llegar adultos mayores, personal de salud de centros privados y otras personas que habían recibido un mensaje de texto a través de la plataforma Patria.

Lo que en principio se creía iba a ser un obstáculo se descartó por completo en el desarrollo de la aplicación de la primera dosis. Se vacunaron a todas las personas que llegaban aún sin presentar el carnet de la patria, como sí lo había adelantado el Ministro en su alocución del viernes.

El propio gobernador de Apure, Ramón Carrizales, confirmaba que era una jornada abierta a la gente, fundamentalmente ese sábado para las personas de la tercera edad ya que era parte de prioritaria de la población a inmunizar.

Corroboraba que la actividad proseguiría al día siguiente en el mismo hospital y que para el día lunes se tenía prevista una jornada masiva en el gimnasio deportivo 12 de febrero de la ciudad para las personas de las barriadas.

Gobernador de Apure observando una inmunización/Cortesía

Pero el desencanto llegó el día domingo 30. Desde las 4 de la madrugada cientos de personas hacían cola frente a la entrada del centro hospitalario, esperando salir vacunados.

Cuatro horas después, a las 8 de la mañana, un vocero del equipo regional de salud anunciaba por un megáfono que el proceso estaba suspendido. Esta noticia molestó a los presentes que reclamaban con vehemencia que se iniciara la jornada.

A los pocos minutos llegó un oficial de la Zona de Defensa Integral de Apure de apellido Delgado. Luego de conversar con algunos de los manifestantes ordenó abrir la vacunación. La gente se ordenó en la fila que abarcaba dos cuadras hacia las afueras del hospital.

Sin embargo, momentos después salió del centro de salud y daba la mala nueva. El proceso había sido suspendido definitivamente por este domingo. Justificó que a partir del lunes se procedería con el sistema aleatorio del carnet de la patria.

Los ánimos se caldearon. Los funcionarios policiales intentaron detener a un dirigente del partido Voluntad Popular y a una jovencita que grababa las escenas. Al final, la gente impidió que se los llevaran.

Voceros de partidos políticos y los propios ciudadanos expresaban que esta decisión era burla para ellos con el uso discriminatorio de las vacunas contra la mortal enfermedad.

El estado Apure registraba hasta este domingo 7.646 casos confirmados de Coronavirus con casi 200 fallecidos. En las últimas semanas ha experimentado un importante repunte de contagios.

Las autoridades regionales han hecho llamados de concienciación a los ciudadanos y el respeto estricto a las normas de bioseguridad en los 7 municipios.

Este domingo el presidente de la república Nicolás Maduro informaba de la presencia de una variante procedente de la India y que cuyos primeros 5 casos se habían detectado en la frontera de Apure con Colombia.