Siguen detenidos dos dirigentes petroleros en Carabobo

41
PDVSA CARABOBO

Este martes 28 de enero, después de concluir una asamblea de trabajadoras y trabajadores petroleros de la refinería El Palito, fueron detenidos los dirigentes laborales Marcos Sabariego y Gil Mújica por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana.

Ellos aún se encuentran privados de su libertad en el Destacamento 25 en Puerto Cabello, estado Carabobo.

Autoridades del nuevo partido Socialismo y Libertad exigen la libertad inmediata y plena para estos dos dirigentes laborales del sector petrolero “y seguimos rechazando y denunciando la ofensiva represiva en contra de la clase trabajadora que desarrolla el gobierno de Nicolás Maduro”.

Sabariego y Gil Mujica fueron detenidos después que ejercieron un derecho de palabra en una reunión que se había organizado en la refinería El Palito para analizar la situación del complejo.

Los trabajadores venían denunciando las condiciones deficientes en las que viene funcionando una de las refinerías más importantes del país, ubicada en el estado Carabobo.

Los integrantes de Socialismo y Libertad aseveran que los detenidos “siguen siendo chavistas”. Pero consideran que “la detención de estos dirigentes petroleros y el ataque a la dirección sindical de Sutrabfogade es una nueva muestra del carácter autoritario y antiobrero del gobierno de Nicolás Maduro que desarrolla una ofensiva represiva en contra de la clase trabajadora para seguir aplicando su paquete antiobrero y antipopular en beneficio del conjunto de la burguesía transnacional y nacional”.

También denuncian que esta ola represiva por parte del gobierno “implica la prisión para dirigentes sindicales y trabajadores opositores como Rubén González y Rodney Álvarez. Y, además, el despido y la jubilación forzosa de dirigentes sindicales clasistas como José Bodas en Pdvsa, y Jairo Colmenarez y Deililli Rodríguez en el Metro de Caracas. Así como la detención y posterior imposición de medidas cautelares a decenas de trabajadoras y trabajadores como los seis obreros de Alimex en el estado Lara”.