Trinidad y Tobago se opone a votar en la OEA por críticas del naufragio venezolano

Referencial

El Primer Ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley, anunció este viernes que su país no seguirá participando en las votaciones de la OEA hasta tanto no se reponga en el organismo a la representación del presidente venezolano Nicolás Maduro.

En contra parte, el gobernante también pidió que se desincorpore al delegado de Juan Guaidó, el ex alcalde del municipio El Hatillo, Miranda, David Smolansky, quien funge como representante del llamado gobierno interino de Venezuela y es avalado por la mayoría de los países que conforman la OEA.

“Asistimos a las reuniones, pero no votamos sobre ninguna resolución ni apoyamos ninguna resolución hasta que las personas que están sentadas allí representando a los países sean las adecuadas”, dijo Keith Rowley.

Pero el trasfondo de la posición del Primer Ministro trinitense obedece a las fuertes críticas que recibió tras el reciente naufragio en donde perdieron la vida 28 migrantes venezolanos, supuestamente deportados de la Isla.

En una conferencia de prensa, Rowley mostró también su desacuerdo por declaraciones cuestionadoras del secretario general de la OEA, Luis Almagro, sobre la situación.

También esta semana, al referirse al suceso, dijo que se ha impulsado una “narrativa falsa” de que los venezolanos llegaron a la isla de Trinidad, pero que fueron rechazados, la supuesta razón por la que se ahogaron en aguas de la costa de Venezuela.

“Esta es su mentira”, subrayó en un declaración tras el naufragio, tras matizar que la Guardia Costera de Trinidad y Tobago nunca vio ni interactuó con el grupo de venezolanos.

Pero esta no es la primera divergencia que Rowley, aliado de Nicolás Maduro, tiene con la OEA. En 2017 pidió la destitución de Almagro.