UE respondió: «en ninguna forma es intención de interferir en el proceso electoral»

Unión Europea respondió
Archivo

Un portavoz de la Unión Europea citado por la agencia AFP manifestó este lunes 11 de octubre que «en ninguna forma es la intención de la UE interferir en el proceso electoral en Venezuela. La no interferencia en los procesos electorales es el corazón de nuestras misiones».

Esta respuesta llega a propósito de las advertencias que tanto el gobierno venezolano como desde el Consejo Nacional Electoral han hecho sobre las recientes declaraciones de Josep Borrel, Alto Comisionado de Política Exterior del organismo, que fueron interpretadas como «parcializadas» a la oposición.

El diplomático complementó la aclaratoria al señalar que ese compromiso de la Unión Europea también quedó plasmado en el documento suscrito entre la misión delegada para la observación de las elecciones y la representación del poder electoral.

Este domingo 10 de octubre, en medio del simulacro electoral, tanto el presidente del CNE, Pedro Calzadilla, como el titular de la AN, Jorge Rodríguez, no solo exigieron disculpas públicas de Borrell sino que denunciaron que habría violado el convenio referido.

Por su parte, también el rector principal del poder electoral, supuestamente vinculado a la oposición, Enrique Márquez advirtió este lunes 11 de octubre que la participación de la misión de la UE en las elecciones regionales estaba «en jaque» a raíz de estos señalamientos de Borrell.

Márquez dijo, en una entrevista televisiva, que «sus declaraciones por supuesto que las rechazo; tengo que hacerlo como rector del CNE (Consejo Nacional Electoral) porque son inconvenientes y ponen en jaque la misión europea».

En un foro sobre la economía mundial realizado a finales de la semana pasada, Borrell comentó que «si toda la oposición participa en las elecciones, incluidos los partidos del señor Guaidó, lo que nos queda es acompañarles. Y qué mejor garantía para ellos (la oposición) que nuestra participación como observadores».

Agregó que su veeduría en el proceso no significaba legitimar al gobierno del presidente Nicolás Maduro. Indicó que en todo caso lo que deslegitimaría sería el informe que presentarían al final de la jornada electoral.

En el documento se establece el compromiso de imparcialidad, objetividad, independencia y no injerencia en el proceso electoral, previsto para el 21 de noviembre, por parte de cualquier misión de observación.