Una Palabra Oportuna No. 275

Una Palabra Oportuna

Oración de la noche. Miércoles 27 de mayo de 2020.

Por Javier Fuenmayor SJ.

Cierro mi día en la presencia del Dios de la Vida.

El Padre Bueno de los cielos me invita a serenarme, respirar profundamente y actualizar su mirada que me transmite paz: lléname de tu paz.

Te doy las gracias por este día que tu misericordia me ha regalado, Dios Bueno y fiel.

En lo que va siendo mi vida me sigues invitando a amarte y a crecer en mi relación personal contigo.

Amarte a ti mismo muy íntimamente, amar tu propia vida, perderme a mí mismo dentro de ti, sabiendo que tú me recoges dentro de tu corazón, que yo puedo hablarte a ti, el incomprensible misterio de mi vida, con tuteo cariñoso, porque tú eres el amor mismo. Solamente en el amor te encuentro a ti, Dios mío (K. Rahner). Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.