Una Palabra Oportuna No. 737

Oración de la mañana. Viernes 06 de noviembre de 2020.

Por Herlinda Gamboa. Voz Alexander Medina.

Cafecito de la esperanza

Señor Jesús, en este amanecer tu palabra me insiste en la necesidad de administrar con criterio e inteligencia, los talentos y la misión que me has encomendado. Reconocer lo esencial, lo justo, verdadero y bueno para todos. Trabajar por el bien mayor que alcance a todos los que sea posible. No es fácil discernir en medio de una realidad compleja de lucha de intereses, de poder y tener. En silencio y soledad  reviso los resultados de la administración, que me has confiado, aprender a utilizar la astucia para alcanzar lo justo y digno. Intento descubrir un horizonte que me ayude a vivir en plenitud con alegría y generosidad.

De manera especial me detengo en la necesidad de sentirme en tus manos. Creer en tu palabra. «No hay que ser perfectos, ni dioses, ni máquinas. No importa equivocarnos. El reto es aceptar la limitación como semilla de plenitud, como espacio en el que nos encontramos». Entonces, nuestra fragilidad se convierte en el puente que nos permite abrirnos a los demás desde la confianza y la aceptación.

Muchas veces el primer lugar donde tenemos que abrazar la contradicción escondida en la Cruz es en nuestras dudas, incertidumbres, cobardías, temores y desconfianza.  Aprendemos que «la fuerza se realiza en la debilidad». Es ahí donde siempre te encuentro cercano y posible…siempre estás esperándome.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.