Así es Demo-2, la primera misión tripulada al espacio en 9 años

En este 2020, como parte del Programa de Tripulación Comercial, la NASA y la compañía estadounidense SpaceX enviarán la misión Demo-2 con los primeros astronautas tripulantes a la Estación Espacial Internacional (EEI).

Para la NASA, el #LaunchAmerica no solo es la primera misión tripulada desde 2011, sino que representa “la nueva era de los vuelos espaciales humanos”: vuelven a lanzar cohetes estadounidenses desde tierra estadounidense.

Los astronautas Robert Behnken y Douglas Hurley son los que vuelan en la nave Crew Dragon (SpaceX), despegando en un cohete Falcon 9 desde el complejo de lanzamiento 39 A en el Centro Espacial Kennedy.

La misión Demo-2 tendrá una estadía prolongada en la Estación Espacial Internacional.

Para SpaceX, esta misión validará su sistema de transporte, incluidas la plataforma de lanzamiento, el cohete, la nave y las capacidades operativas. También será la primera vez que los astronautas de la NASA probarán los sistemas de naves espaciales en órbita.

Los tripulantes

Behnken y Hurley estuvieron entre los primeros astronautas en comenzar a trabajar y entrenar en el vehículo espacial humano de próxima generación de SpaceX y fueron seleccionados por su extensa experiencia de piloto de prueba y vuelo, incluidas varias misiones en transbordador espacial.

Behnken será el comandante de operaciones conjuntas de la misión, responsable de actividades como el encuentro, el atraque y el desacoplamiento, así como las actividades de la Demo-2 mientras la nave está atracada en la EEI.

Robert Behnken fue seleccionado como astronauta de la NASA en 2000 y ha completado dos vuelos de transbordadores espaciales: STS-123 en marzo de 2008 y STS-130 en febrero de 2010. Realizó tres caminatas espaciales durante cada misión.

Behnken, de Missouri, tiene una licenciatura en Física e Ingeniería Mecánica de la Universidad de Washington; una maestría y un doctorado en Ingeniería Mecánica del Instituto de Tecnología de California.

Antes de unirse a la NASA, era ingeniero de pruebas de vuelo con la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Por su parte, Douglas Hurley será el Comandante de la Nave de la misión Demo-2, responsable de actividades como el lanzamiento, el aterrizaje y la recuperación.

Hurley fue seleccionado como astronauta en 2000 y ha completado dos vuelos espaciales: como piloto y operador principal de robótica para STS‐127 en julio de 2009 y STS‐135, la misión final del transbordador espacial, en julio de 2011.

El oriundo de Nueva York, tiene una licenciatura en Ingeniería Civil de la Universidad de Tulane (Louisiana) y se graduó de la Escuela de Pilotos de Pruebas Navales de Estados Unidos.

Antes de unirse a la NASA, fue piloto de combate y piloto de pruebas en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos.

Bitácora de la Crew Dragon

Tras el despegue, la Crew Dragon llevará a sus dos pasajeros a unos 17,000 mph y lo pondrá en curso de intercepción con la Estación Espacial Internacional.

Una vez en órbita, la tripulación y el control de la misión verificarán que la nave espacial esté funcionando según lo previsto probando el sistema de control ambiental, las pantallas y el sistema de control y los propulsores de maniobra, entre otras cosas.

En unas 24 horas después, la Crew Dragon estará en posición de encontrarse y atracar con la EEI. La nave está diseñada para hacer esto de forma autónoma, pero los astronautas a bordo y la EEI supervisarán diligentemente el enfoque y el acoplamiento y podrían tomar el control de la nave si es necesario.

Después de atracar con éxito, Behnken y Hurley serán bienvenidos a bordo de la EEI y se convertirán en miembros de la tripulación de la Expedición 63. Harán pruebas de la Crew Dragon, además de investigaciones y otras tareas con la tripulación.

Aunque la Crew Dragon que se usa para esta prueba de vuelo puede permanecer en órbita unos 110 días, la duración específica de la misión se determinará en función de la preparación del próximo lanzamiento de la tripulación comercial.

La nave espacial Crew Dragon, operativa, será capaz de permanecer en órbita durante al menos 210 días como un requisito de la NASA.

Al concluir la misión, se desacoplará de forma autónoma con los dos astronautas a bordo, saldrá de la EEI y volverá a entrar en la atmósfera de la Tierra.

Luego de un chapuzón frente a la costa atlántica de Florida, la tripulación será recogida en el mar por el buque de recuperación Go Navigator, de SpaceX, y regresará a Cabo Cañaveral, Florida.

La misión Demo-2 será el último paso importante antes de que el Programa de Tripulación Comercial de la NASA certifique a Crew Dragon para misiones operativas de larga duración a la EEI.

La certificación y operación regular de Crew Dragon permitirá a la NASA continuar investigaciones tecnológicas a bordo de la estación, lo que, para la agencia estadounidense, “beneficia a las personas en la Tierra” y “sienta las bases para la exploración futura de la Luna y Marte a partir del programa Artemis”, cuyo objetivo es llevar la primera mujer y el próximo hombre en la superficie lunar en 2024.

El despegue de la Demo-2 estaba previsto para el miércoles, 27 de mayo, pero fue pospuesto para el sábado, 30 de mayo por “condiciones climáticas desfavorables”.