Crece polémica en El Salvador tras destitución de Magistrados y Fiscal General

Los parlamentarios de El Salvador aceptaron con 64 votos a favor, 19 en contra y un ausente destituir a los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la CSJ. Foto: AP

La decisión del Congreso salvadoreño dominado por el partido Nuevas Ideas del presidente Nayib Bukele de destituir a los magistrados de la Sala Constitucional de la Corte Suprema y el Fiscal General elevó al máximo las preocupaciones a nivel local e internacional.

Con 64 votos a favor de los 84 diputados de ese órgano, se removió a los cinco magistrados con los respectivos suplentes y designó de inmediato a sus reemplazantes, a los que juramentó sin contratiempos.

También fue destituido el Fiscal General, Raúl Melara, y nombró en su lugar al abogado Rodolfo Antonio Delgado.

Horas después de la decisión de los diputados, el abogado Aldo Cader Camilot, uno de los magistrados destituidos, publicó en las redes sociales una carta de renuncia en la que asegura que “jamás” ha estado vinculado ni ha respondido “nunca” a intereses de ningún partido político o de algún poder económico.

Crece la polémica

La polémica votación provocó un torrente de condenas nacionales e internacionales del más alto nivel por quienes consideran que la decisión atenta contra la independencia de poderes de los órganos del Estado y carece de respaldo legal.

La Universidad Centroamericana José Simeón Cañas condenó lo que considera como «el irrespeto a la ley» por parte de la nueva Asamblea Legislativa en su acción de destituir y reemplazar a los magistrados de la Sala de lo Constitucional, pues dinamita la independencia de los poderes del Estado, propia de una democracia.

La institución académica dijo que dicha actuación de los diputados oficialistas, confirma el temor de que el respaldo popular expresado en las urnas fuera utilizado para concentrar el poder en el Ejecutivo.

«Además de atentar contra la democracia, esta acción es ilegal. Según el ordenamiento jurídico nacional, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia pueden ser destituidos, pero solo por las causas específicas establecidas en la ley», señala el comunicado.

¿Qué dijo Estados Unidos?

Este domingo, la vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, mostró sus «profundas preocupaciones sobre la democracia de El Salvador».

«Un poder judicial independiente es fundamental para una democracia sana y para una economía fuerte», escribió en Twitter.

Horas antes, el secretario de Estado de EE.UU., Anthony Blinken, dijo que se había comunicado con Bukele para expresarle la «gran inquietud» de su gobierno por lo ocurrido tras la decisión de «socavar al más alto tribunal de El Salvador y al fiscal general Melara».

Además, defendió que Melara estaba «luchando contra la corrupción y la impunidad» y era «un socio eficaz» para combatir el crimen «tanto en Estados Unidos como en El Salvador», según un comunicado difundido por su departamento.

«Así no se hace», sentenció en redes sobre lo ocurrido Juan González, asesor de Biden para América Latina como director para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional estadounidense.

Entre tanto, el presidente Bukele respondió que se sentía muy satisfecho con la primera plenaria y “el debut de la bancada Cyan (Nuevas Ideas)”, y advirtió que este es el inició para cambiar el país como ha prometido.

Algunos salvadoreños en las calles respaldaron la medida.

Fuente: BBC, Twitter, EFE