Enfermeras protestan una vez más por mejores salarios

enfermeras protestan por mejoras salariales

El gremio de enfermeras de Venezuela convocó una nueva jornada de protestas para rechazar los bajos salarios de los trabajadores del país.

Ana Rosario Contreras es una de esas enfermeras que defiende las reivindicaciones laborales. Contreras declaró a Radio Fe y Alegría Noticias que el personal de enfermería vive al doble la “catástrofe” de todos los venezolanos.

“No tenemos insumos, no tenemos medicamentos, las infraestructuras están colapsadas, se caen los ascensores. (…) Tampoco ese trabajo nos está retornando el poder económico para poder alimentar a nuestras familias. Hoy tenemos una doble crisis, en nuestros hogares no hay comida y en los hospitales no hay medicamentos”, señaló.

Por esa razón, aseguró que el gremio de enfermería decidió sumarse al paro de 24 horas convocado por el sector salud, suspendiendo los servicios que no se consideren urgentes.

Aclaró, sin embargo, que no paralizarán las emergencias, garantizando el acompañamiento a aquellos pacientes que así lo requieran.

Las enfermeras llevan dos años reclamando

Recordó que el gremio de enfermería empezó a protestar desde el año 2018, exigiendo mejores condiciones.

“El gremio de enfermería viene activado desde el año 2018 exigiendo, no solamente el salario. Exigiendo que nuestra infraestructura hospitalaria esté en buenas condiciones, que dispongamos de los servicios como el agua, como la luz. Que tengamos medicamentos para atender a nuestros pacientes”, declaró.

Destacó que los trabajadores venezolanos viven en extrema pobreza, recordando la cifra del Banco Mundial con respecto al umbral de pobreza extrema.

“El Banco Mundial te dice que cuando un trabajador devenga menos de dos dólares diarios, está en extrema pobreza. Nosotros no tenemos sino como 0,56 centavos de dólar diarios. ¿Cómo le hago frente a una cesta básica de 5 millones con un salario mínimo de 300 mil bolívares?”

Aclaró que el salario integral agrupa 150 mil bolívares de sueldo y 150 mil de bono de alimentación: “El estado considera que yo me puedo alimentar con 150 mil bolívares. Señores, en Caracas el kilo de queso cuesta 120 mil bolívares”, reclamó.

La enfermera sumó, además, las dificultades para movilizarse, describiendo la situación de crisis en la que se encuentra el sector transporte y denunciando el estado de abandono en el que se encuentra el Metro de Caracas.

Están articulados con el resto de los trabajadores

Ana Rosario Contreras destacó que han estado conversando con otros gremios de la función pública como los maestros, señalando que la situación de crisis no es exclusiva del gremio de enfermería.

“Todos estamos en extrema pobreza, todos estamos con una pérdida del poder de compra porque los salarios que percibimos son insuficientes, la hiperinflación arropó cualquier incremento salarial”, manifestó.

Por ese motivo, hizo énfasis en la necesidad de “indexarse los salarios de los trabajadores a la hiperinflación, tal cual como se puede evidenciar en el artículo 91 de la Constitución”, culminó.


Escuche a continuación la entrevista completa a Ana Rosario Contreras: