Eran 25 los que se montaron en el peñero que naufragó

Referencial/Foto: El Carabobeño

El Padre Jesús Villarroel, director diocesano de Cáritas Caúpano, Sucre, confirmó a Radio Fe y Alegría Noticias que una de las víctimas del naufragio de Güiria era hermana de una de las voluntarias que trabaja con la organización en la Casa de Paso del Migrante en esa población.

La joven fue identificada como Gabriela Subero y su reconocimiento se debió a que tenía tatuados en su cuerpo los nombres de sus padres. Deja huérfanos a dos niños pequeños.

El sacerdote también admitió que “existe mucho dolor en Güiria con esta tragedia ya que casi todos los 25 tripulantes son de acá”.

Los primeros 11 cadáveres localizados por funcionarios de rescate fueron trasladados al hospital de la capital de la entidad, Cumaná, este domingo 13 de diciembre, para que fueran reconocidos por sus parientes.

Según Villarroel ya se encontraban en avanzando estado de descomposición.

La embarcación, según el relato del prelado, zarpó a Trinidad y Tobago el pasado domingo 6 de diciembre. Desde hacía tres días habían sido declarados como desaparecidos en virtud de que no tenía información de su paradero.

“Aquí está la consecuencia”

El director de Cáritas Carúpano no esconde la realidad que existe como trasfondo ante esta nueva tragedia en el mar.

Es por eso que habló de “una migración forzada donde son víctimas tantos venezolanos por estas costas del flagelo de trata (de personas), de esclavitud laboral; todo escapando de esta situación que vive Venezuela”.

Para el religioso es una problemática que se agudiza en esta zona de Güiria en donde prevalecen altos índices de desnutrición, de pobreza, de inseguridad, de precariedad, de pocas fuentes de empleo.

Indicó que “esta es una situación dramática que lleva a muchos güireiños a buscar un mejor futuro en Trinidad y aquí están las consecuencias”.

También cuestionó que sobre este nuevo suceso no haya información oficial precisa y detallada de lo que realmente ocurrió “y lo que abunda es mucha incertidumbre”.

Contó que todos estos datos los ha obtenido del testimonio que ha recibido de familiares de los difuntos y de personal de Cáritas regional “que ya se encuentran en el lugar acompañando y ayudando con diligencias para ir a enterrar los cuerpos, de los cuales se dice que hay algunos niños”.

Con respecto a la embarcación, y dada a la poca información que manejan, a Villarroel le han dicho que se trata de un peñero “que es el tipo de embarcación que con frecuencia se utiliza para este tipo de viajes, pero no tenían chalecos, con poca seguridad y por eso suceden estas tragedias”.