La masacre de El Amparo no ha servido para detener otras ejecuciones extrajudiciales

477
Masacre de El Amparo
Archivo

El pasado 24 de junio la Sala Plena del TSJ ordenó a la Corte de Apelaciones de Apure dictar sentencia en el caso conocido como la masacre de El Amparo, ejecutada en 1988.

Al respecto, Walter Márquez, director de la fundación El Amparo, activista que le ha hecho seguimiento al acontecimiento en el que 14 pecadores fueron asesinados en El Amparo, estado Apure, lamentó que este suceso no haya servido para detener otras ejecuciones extrajudiciales.

Márquez dijo este miércoles 6 de julio a través de Radio Fe y Alegría Noticias que la recordada masacre de El Amparo se trató de un hecho “atroz” en el que un grupo de militares buscaban justificar ante el Ministerio de Defensa la “partida secreta de hechos”. “Se trató de algo preparado, bien organizado. Generaron una simulación de hecho punible”, dijo el abogado.

Lo que ocurrió hace casi 34 años

El 29 de octubre de 1988, 14 pescadores fueron masacrados por efectivos del comando específico José Antonio Páez, en el caño La Colorada de esa población.

En principio, cuando se dieron las primeras noticias las autoridades del momento los tildaron de guerrilleros. Por fortuna quedaron dos sobrevivientes. Ambos pescadores y sus familiares han denunciado por más de 30 años que ha privado la impunidad.

Pero pese a varios años de reclamos por parte de organizaciones de derechos humanos, esta causa pasó a tribunales militares. Luego de más de 3 décadas se asoma un traspaso de este caso a la jurisdicción civil.

Según la decisión reciente de la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia, de esta manera se subsana el conflicto planteado entre la Corte de Apelaciones de Apure y la Corte Marcial que se habían declarado incompetentes para dictar una nueva sentencia.

Ante esta diatriba la Sala Plena accionó a petición del Ministerio Público. En la causa están implicadas 15 personas, entre militares, ex Disip y de la antigua PTJ.

Varios de los implicados han muerto

El defensor de derechos humanos acotó que varios de los militares acusados han muerto. “No queremos que se persiga a nadie, lo que queremos es que haya un reconocimiento de la verdad, que fueron masacrados, que no eran guerrilleros, que brille la verdad”, afirmó Walter Márquez.

El representante de la fundación El Amparo lamentó que casos similares siguen ocurriendo en Venezuela. Unos, ejecutados por las fuerzas de seguridad, como la masacre de El Ripial, perpetrada el 25 de marzo de 2021, dentro del conflicto armado de La Victoria, pero también por grupos irregulares como los hechos de La Capilla y Mata de Caña, donde “las FARC llevó a cabo” estos ataques armados.

El caso de El Amparo está por ser transferido de tribunales militares a civiles. No obstante, para Walter Márquez hay un proceso que se lleva a cabo “muy lento”.