Llueven acusaciones entre Duque y Arreaza

Foto: Al Mayadeen Español

Este lunes 26 de julio el Presidente de Colombia Iván Duque denunció públicamente que el gobierno de Venezuela supuestamente protege y alberga «en su territorio a criminales de la calaña» de los disidentes de las FARC Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, y Henry Castellanos Garzón, alias Romaña.

Tras esta declaración el mandatario solicitó al gobierno de los Estados Unidos acelerar una declaratoria «de ese régimen como promotor del terrorismo, que sirva para revelar esa relación connivente y perniciosa».

En contra parte, el canciller venezolano Jorge Arreaza respondió airadamente llamando cínico al presidente colombiano de estar «al frente de un narcogobierno exportador de drogas y violencia. Una fábrica de terroristas en el poder que ha liquidado la opción de la paz interna y envía mercenarios para generar violencia y asesinar presidentes en la región».

Las acusaciones de lado y lado, que han cobrado intensidad en los últimos, vienen precedidas por las recientes revelaciones que desde Colombia comprometerían al gobierno venezolano sobre los últimos hechos que tienen que ver con el supuesto espionaje desde Venezuela al sistema informático de la Fuerza Armada Colombiana y la planificación, también presuntamente desde nuestro país, de los ataques al helicóptero presidencial y la Brigada 30 militar de Cúcuta.

Por otro lado, este lunes integrantes del Bloque 33 del Magdaleno Medio, disidente de las FARC, se atribuyó los atentados a Duque y a la base militar y advirtieron que estos ataques continuarán.