Más de 2 millones 200 mil jóvenes entre 18 y 24 años no asiste a clases en Venezuela

Referencial

Este es otro de los datos contundentes que arroja la encuesta ENCOVI que fue presentada este martes 7 de julio desde la Universidad Católica Andrés Bello.

En el ítem titulado “La cobertura educativa tocó techo y retrocede“, el informe registra las tasas de asistencia escolar por grupos de edades desde finales de 2019 hasta principios de este 2020.

En el renglón de 3 a 5 años, el índice de asistencia es del 70 por ciento. Sube considerablemente el porcentaje de 6 a 11 años con un 97 por ciento de asistencia.

También es una tendencia positiva la que se registra en el segmento etáreo de 12 a 17 años con un 85 por ciento.

Pero el grupo de 18 a 24 años si presenta un registro sumamente bajo con apenas un 25 por ciento de asistencia a centros educativos en los diferentes niveles educativos.

De acuerdo a lo que expresaba la profesora Anitza Freites este porcentaje representa algo más de 2 millones 200 mil jóvenes en este renglón de edades que no se encuentran cursando estudios en los actuales momentos.

En términos comparativos con respecto al año 2016, cuando la cobertura educativa era del 48 por ciento para esta población juvenil, el descenso es de un 23 por ciento para este 2020 para llegar a los 25 puntos actuales.

Esto significa que solo 775 mil jóvenes están asistiendo a clases en alguna modalidad de educación de jóvenes y adultos para culminar su bachillerato o para cursar estudios especiales.

La tasa de graduados también es muy baja de acuerdo a la ENCOVI. Solo 155 mil jóvenes han obtenido su título en el último período de 2019.

En cuanto a la relación de género dice el estudio que “en este contexto de crisis sostenida y agravada las mujeres también tienen restricciones para continuar los estudios y las brechas de género se reducen”.

En números porcentuales esto significa que solo el 26 por ciento de las mujeres dentro de estas edades suele asistir a clases. Mientras que del lado de los hombres la cifra es menor. Apenas un 23 por ciento llega a los centros educativos.

En cuanto a las Disparidades sociales en la asistencia, la distribución es la siguiente: Un 44% del sector más rico asiste a clases. El 27% del sector rico participa. Pero del sector más pobre, representado como el Quintín 1, solo asiste el 16 por ciento.

Vale recordar que el estudio no cubre el período de la cuarentena por la pandemia en el país cuando el ejecutivo nacional decidió suspender las clases presenciales.

Estos números han podido variar en este lapso de aislamiento físico.

El informe aclara que las mediciones en este campo de la educación no sondea las categorías de la calidad educativa.

Sin embargo, estos bajos porcentajes son un reflejo claro de la baja escolaridad que sobre todo en este grupo etáreo juvenil se experimentan en Venezuela, lo cual, según algunos especialistas, repercutirá a futuro en la poca calificación profesional y formación de capacidades de estos jóvenes.