Más de 200 familias se han desplazado de Apure al Vichada

Puerto Carreño
Puerto Carreño/Referencial/Foto: Las2orillas.co

El desplazamiento forzado de familias enteras desde poblaciones del municipio Pedro Camejo, Apure, hacia localidades del Departamento del Vichada en Colombia se ha acentuado en los últimos días.

Según un reporte de la ONG venezolana Fundaredes hasta el fin de semana se habían contabilizado 203 familias que se vieron forzadas a dejar sus casas en Puerto Páez para trasladarse a territorio colombiano en virtud de los altos niveles de violencia que aún persisten en la zona, atribuidos fundamentalmente a grupos irregulares.

Estos datos de Fundaredes también fueron confirmados por el alcalde de Puerto Carreño, capital del Vichada, Jair Beltrán. Precisó que en el sector Aceitico han recibido a 24 familias.

En el sector Murillo a 33 familias. Igualmente en el sector de Venturosa a 22 familias y en el casco urbano de Puerto Carreño han recibido a 124 familias.

En total, según el alcalde de Puerto Carreño, han atendido a través de diferentes instituciones a 989 personas de esas 203 familias provenientes desde el municipio Pedro Camejo del estado Apure.

La movilización forzada a causa de la violencia también ha afectado a más de 100 indígenas apureños de los pueblos  Amorúa y Sikuani que, según la denuncia de la Organización Nacional Indígena de Colombia, también han recibido amenazas contra sus vidas por parte de los grupos ELN y disidencias de las FARC que actúan en sus territorios ancestrales.

La organización colombiana revela que los indígenas y campesinos desplazados venezolanos carecen de agua potable, alimentación, atención médica y albergues en condiciones dignas y pertinentes culturalmente.

La ONIC suma a su denuncia que la situación se ha agravado porque «se suman las amenazas contra sus vidas en sus territorios, el riesgo inminente de reclutamiento forzado de niñas y niños, y la siembra de minas antipersonal por parte de las disidencias de las FARC».

Vale recordar que el día lunes 10 de enero por la noche fue asesinado a tiros el comunicador popular y militante del PCV Apure José Gregorio Urbina, en la población de Puerto Páez, sin que hasta los momentos se conozcan resultados de las investigaciones del hecho por parte del Ministerio Público.

Luego del suceso se originó un despliegue militar en la zona por parte de la Guardia Nacional Bolivariana, cuyo comandante de zona número 35 también realizó asambleas de ciudadanos para evaluar la situación.

Pero después de que los efectivos se retiran del pueblo, se conoció que el frente Vásquez Castaño del ELN efectuó un tiroteo en la comunidad rural El Burro, ubicada a cinco minutos de Puerto Páez lo cual produjo temor en la población lo que ha conllevado al desplazamiento de estas familias.