ONU: 207 millones de personas pueden quedar en pobreza extrema a causa de la COVID

Referencial

Un nuevo estudio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reveló a mediados de esta semana que una de las principales y nefastas consecuencias que puede dejar la pandemia del Coronavirus es la de empujar a los umbrales de la pobreza extrema a unos 207 millones de personas en todo el mundo.

La presentación de esta nueva investigación multidisciplinaria de esta instancia de la ONU coincidió con la realización de una reunión extraordinaria de la Asamblea General por el tema de la expansión y secuelas de la COVID-19.

Según el PNUD, esas 207 millones de personas adicionales en situación de extrema pobreza se darían en un escenario definido como de “Alto daño”, en el que la recuperación se retrasa y hasta un 80 % de la crisis económica persistiría durante la próxima década.

De hecho, de mantenerse esta tendencia catastrófica, el número superaría en 44 millones a lo proyectado por organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional, incluso antes de la declaratoria mundial de la pandemia.

En este contexto la sub región de América Latina sería una de las más afectadas en este sentido. Las proyecciones indican que en el termino de 10 años pudiera contar con más de 47 millones de ciudadanos en pobreza extrema.

Se puede revertir

Pese a este escenario estimado, los investigadores de Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo consideran que con la inversión necesaria en programas sociales y ámbitos como la digitalización y la economía verde, el mundo podría no sólo evitar esos aumentos, sino reducir las previsiones de pobreza.

La agencia de la ONU cree, y plantea, que podría sacarse a 146 millones de personas de la pobreza extrema, incluso teniendo en cuenta los efectos del nuevo Coronavirus.

“Tal y como subraya esta nueva investigación sobre pobreza, la pandemia de la COVID-19 es un punto de inflexión y las decisiones que los líderes tomen ahora pueden llevar al mundo en direcciones muy distintas”, señaló en un comunicado el administrador del PNUD, Achim Steiner.

El funcionario agregó que “tenemos la oportunidad de invertir en una década de acción que no sólo ayude a la gente a recuperarse de la COVID-19, sino que reajuste la trayectoria de desarrollo de la gente y el planeta hacia un futuro más justo, resiliente y sostenible”.

Erradicar la pobreza extrema es una de las metas centrales de cara a 2030 incluidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible pactados por todos los países de Naciones Unidas.