Suspendida enfermera de Araya por reclamar sus derechos

Cortesía

Sikiu Rivera, quien trabaja como enfermera contrataba desde noviembre del 2019 en el Hospital Virgen Del Valle, en la península de Araya, estado Sucre, denunció la suspensión de su puesto de trabajo por exigir sus derechos laborales.

Rivera responsabilizó a la coordinadora del Área de Salud Integral Comunitaria (ASIC), Dra. María Vásquez, de ser quien mantiene una campaña de hostigamiento en su contra y con todo el personal del hospital Virgen Del Valle, que el pasado martes 4 de noviembre se unió a una protesta pacífica que realizó el personal del sector salud a nivel nacional.

“Mi único delito fue informar y denunciar la situación  que se vive en este centro de salud en materia laboral. La primera cara que ven los pacientes son de las enfermeras y debemos decirle que no hay ni un analgésico para suministrarle”, dijo Rivera a través de una llamada telefónica a Radio Fe y Alegría Noticias.

La profesional de la enfermería denunció que en el principal hospital de la península de Araya son atendidos los  partos de las mujeres con guantes comprados por sus familiares en una farmacia. Además aseguró que no tienen oxitocina y anticonvulsivos para aplicarle a los enfermos.

Otras de las trabajadoras del hospital Virgen Del Valle, quien pidió omitir su nombre para evitar represalias en su contra, explicó que mientras  los pacientes compran guantes no esterilizados en una farmacia para una intervención quirúrgica, se le vio a la jefa del Asic, el domingo 15 de noviembre,  en el centro de votación del liceo Salvador Córdoba como repartía tapaboca y medicinas a las personas que asistieron al simulacro de votación.

Casos de COVID-19

Por otra parte, Rivera señaló que en esta entidad, al sur de Cumaná, el Centro de Diagnóstico Integral (CDI) de Araya, es el único que está preparado para ingresar a los pacientes con COVID-19 y el pasado 30 de septiembre ingresó al Hospital de Araya una niña y el personal de guardia no tenía los equipo de bioseguridad para atender a este tipo de pacientes.

“Ese ambiente donde estaba esa niña aislada  no cumplía con las condiciones para que estuviera allí. Es una patología respiratoria y en ese momento no había oxígeno allí”, afirmó Rivera.

Señaló que la familia de esta infante, por instrucciones de la Coordinadora del Asic denunciaron a las enfermeras antes las oficinas la de Protección del Niño, Niña y Adolescente (Lopna).

Indicó que  estas personas aseguran que el personal de guardia no quiso atender a la pequeña, cuando en realidad no existían  las condiciones para cuidar de un paciente con síntomas de COVID-19.