Unos 30 mil waraos pudieran quedar sin vacunarse contra la COVID-19

Archivo/Radio Fe y Alegría Noticias

Delta Amacuro tiene dos municipios con una población indígena warao mayoritaria: Antonio Díaz y Pedernales. Ambos suman más de 220 comunidades donde viven aproximadamente 30.000 waraos.

Los datos los confirma Wilfredo Rodríguez, coordinador de la sociedad civil organizada que monitorea el Plan de Vacunación en Delta Amacuro.

Rodríguez aseguró que existen tres módulos asistenciales ubicados en zonas selváticas en la jurisdicción del municipio Antonio Díaz y Pedernales de acuerdo al sistema Patria, pero en realidad esos centros están inoperativos.

En el caso del municipio Antonio Díaz, tres ambulatorios figuran como los centros seleccionados según los mensajes del sistema Patria. El primero de ello está ubicado en Curiapo, la capital del municipio. El segundo está en la comunidad indígena San Francisco de Guayo, y la tercera en Nabasanuka.

Los tres ambulatorios están ubicados a cuatro o cinco días de navegación a remo. Hay que considerar que la crisis humanitaria sumada a la crisis de la gasolina y el alto costo del lubricante hace imposible un viaje rápido de un particular a las zonas mencionadas.

Aun si los originarios arribaran a los mencionados ambulatorios, tampoco podrían vacunarse porque simplemente están inoperativos, y menos aún, cuentan con las vacunas y las condiciones de preservación de los biológicos.

Sin refrigeradores, sin gasolina, sin electricidad y sin ninguna manera de comunicación telefónica, no existe la posibilidad de llevar adelante un operativo de vacunación selva adentro.

El problema más recurrente denunciado en Delta Amacuro ha sido la recepción de mensajes dirigidos a personas que viven en la selva y que no recibirán el texto a tiempo, salvo que casualmente viajen y arriben a Tucupita por coincidencia.  

Yajaira Segovia, Directora Regional de Salud en el estado Delta Amacuro, anunció por las emisoras locales que 100 personas serán seleccionadas por el sistema Patria para su inmunización. No obstante, la funcionaria no detalló el municipio, ni la forma cómo serán vacunadas las personas seleccionadas en el bajo Delta.

La funcionaria informó que enviaron un documento explicativo al Viceministro de Salud solicitando la aplicación de las inmunizaciones contra la COVID-19 en las comunidades indígenas de manera general.

La Dirección de Salud elevó esta petición teniendo en cuenta la situación de vulnerabilidad y el difícil acceso hacia los Caños del Delta a la altura de los municipios Antonio Díaz y Pedernales.