Los “niños soldados”: una de las nuevas formas de esclavitud moderna

Las formas de esclavitud de siglos pasados terminaron, pero en los nuevos tiempos nuevas maneras de dominación han surgido como parte de un fenómeno social silencioso y “disfrazado”.

En un nuevo foro sobre Esclavitud Moderna, organizado por el IRFA, y titulado “esclavitud moderna desde los ojos de la inocencia”, las ponentes Ana García, Raiza Mogollón e Iris Mirabal, determinaron que algunos de la modos son más evidentes de ese fenómeno en la infancia y adolescencia son el reclutamiento forzado de los llamados “niños soldados” y la “servidumbre por deuda”.

En el caso de la esclavitud de los “niños soldados” la captación es realizada por grupos armados fuera de la ley o bandas criminales. Luego, son sometidos a realizar trabajos como el trabajo de detección de minas, y otros tipos de obligaciones peligrosas.

Otros son secuestrados para fines ilegales y actividades relacionadas con algunos conflictos armados.

Durante el proceso, se rompe el vínculo familiar y se crean nuevas relaciones con las organizaciones criminales basadas en ofertas engañosas de manutención.

Matrimonio forzado

En el 2016 había 15,4 millones de personas víctimas del matrimonio forzado en el mundo. De allí, casi la mitad, es decir, 6.5 millones de casos fueron registrados en un periodo de cinco años (2012-2016).

Este fenómeno es de alta incidencia en aquella relaciones en las parejas que son obligadas a someterse a la vida matrimonial.

En este grupo, existe una población que supera una tercera parte de la población víctima que son menores de 15 años.

De este grupo etario, la mayoría son niñas, lo que implica que las menores de edad son más vulnerables que los masculinos.

Servidumbre por deudas

En el siglo XXI en algunos países las condiciones laborales no garantizan un ingreso económico rentable para el trabajador. Las ofertas laborales engañosas son parte de este tipo de esclavitud moderna.

En este contexto, dijeron las foristas que los dependientes laboran únicamente para sobrevivir y saldar deudas adquiridas en un periodo entre pagos.

En la mayoría de los casos, la “servidumbre por deuda” ocurre luego de una maniobra por parte de su empleador que, de forma premeditada, puede cambiar los términos de un contrato a su favor.

De esta modo, puede mantener a su trabajador dependiendo del empleador por un tiempo indefinido.

Servidumbre doméstica involuntaria

Según los estudios sobre la materia, el mayor porcentaje de este tipo de esclavitud moderna ha sido detectado en países como Singapur, Hong Kong y Malasia.

Pero también es una condición muy presente en todas las sociedades del mundo. En América Latina, la pobreza, la falta de oportunidades laborales y las necesidades extremas obligan a las jóvenes, incluso niñas, a someterse a este tipo de esclavitud moderna.

Esta forma de esclavitud abarca a quienes laboran en casas particulares. Son conocidos como domésticos o domésticas.

El mayor porcentaje afecta a las muchachas. Esto ocurre cuando el empleador no permite a la trabajadora salir cuando así lo decida, sino una o dos veces al mes.

Además, la movilidad de la víctima es fuertemente limitada. Por si fuera poco, el salario es inferior al que devenga cualquier trabajador con salario formal.

Hay otras formas de esclavitud moderna que siguen siendo materia de análisis por parte de organizaciones y sociedades de todos los países, cuestión que se abordará en el próximo evento del Instituto Radiofónico Fe y Alegría.