Para Iván Duque Venezuela es “una bomba de tiempo”

Archivo

De esta forma se refirió el mandatario colombiano al sistema de salud de Venezuela en estos tiempos de pandemia al compararlo con el que desarrolla en su país.

En una entrevista concedida a la agencia internacional de noticias Reuters, Duque señalaba que “en el caso de Venezuela, la información es nula, entonces es prácticamente un albur todo lo que ocurre allá porque no hay buenas capacidades hospitalarias, no hay buenas capacidades epidemiológicas, hace mucho tiempo no se hacen programas serios de inmunización”.

Y bajo esta descripción cree “que Venezuela es desde el punto de vista de salud pública una bomba de tiempo”, precisó.

Colombia, que tiene casi 80.600 casos confirmados de coronavirus y más de 2.600 muertes, se convirtió en los últimos años en el principal destino para miles de venezolanos que huyen de la crisis social y económica.

La frontera de 2.219 kilómetros entre los dos países, que casi siempre permanece cerrada, es notoriamente porosa con cientos de cruces ilegales.

Pero contrario a estas consideraciones del mandatario colombiano, su homólogo venezolano Nicolás Maduro ha denunciado en reiteradas oportunidades que desde Colombia se está “infectando” a los migrantes venezolanos que han decidido retornar a su país con el fin de “contaminarnos a todos”.

Por otro lado, Maduro y sus voceros oficiales que a diario ofrecen el parte oficial de casos confirmados y muertes por COVID-19, aseguran que en el último mes y medio han aumentado de manera “preocupante” los registros de la enfermedad en Venezuela producto de la entrada de los venezolanos por los pasos fronterizos, asumiendo que más del 90 por ciento de ellos llega contagiados.

Una diatriba política que lejos de buscar las vías para coordinar entre ambos gobiernos fórmulas viables de control y mitigación de las cadenas de contagio lo que hace es exacerbar las ya maltrechas y rotas relaciones entre Iván Duque y Nicolás Maduro.

En Venezuela, los gremios médicos denuncian que su personal y el de enfermería se encuentran totalmente desprotegidos para confrontar la pandemia.

De hecho, en la última semana han reportado que 6 médicos han muerto contagiados de COVID-19, cifras que por cierto no incluye el gobierno en el récord de los fallecidos en el país.

Por otro lado, la controversia de alto nivel gubernamental también deja por fuera considerar políticas púbicas de ambos países para un trato digno a los millones de venezolanos que se han visto forzosamente a emigrar.