Fedecámaras: El mayor drama que tenemos es el poder adquisitivo

Archivo web

El futuro probable es un país con mayor conflictividad política, donde las libertades del ejercicio del disentir de los modelos económicos, sociales, ideológicos, son un ejercicio extremo.

El presidente de Fedecámaras, Ricardo Cusanno, manifestó durante el foro “Perspectivas 2021 para Venezuela”, lo que a su parecer serían las proyecciones de país en el 2021.

Cusanno señaló que Venezuela seguirá en un aislamiento mayor del concierto de las naciones se le hará mucho más complejo la interacción con los socios naturales, soluciones al trabajo humanitario, generación de empleo, inversiones y productividad.

Aseguró que el futuro probable en Venezuela, según algunos economistas, es una economía con un leve crecimiento entre el 2 y 10 por ciento, pero dependerá de muchos factores externos que hagan montarlos en una ola para contener la situación negativa o comenzar a dar una reversión.

El presidente de Fedecámaras agregó que lo ideal es ir viendo en el país una economía con unos salarios dignos que tengan un poder de compra para que los venezolanos puedan tener acceso a sus necesidades, bienes y servicios.

Aclaró también que ese salario puede venir por varias vías: la directa para los más necesitados, la de la generación de puestos de empleo o por la generación de empresas que puedan pagar mejor.

Economía ante la pandemia

“El futuro probable puede ser donde tengamos un proceso de vacunación transversal para todos los venezolanos, poder tener acceso a la ayuda humanitaria para poder paliar el drama del hambre y de salud,” añadió Cusanno.

Consideró que se espera un COVID-19 más agresivo, porque se han visto nuevas oleadas de infecciones a nivel mundial, y en donde seguramente se verán mayor complejidad sanitaria en el país. Es por ello la importancia de obtener recursos y destinarlos al personal sanitario en todas sus dimensiones.

En términos de salud, acotó que los empresarios pueden ayudar al proceso de vacunación buscando acuerdos con la política según las visiones y poder participar en un proceso organizado para ayudar a todo el sector.

Hizo énfasis el que se deben tener ciudadanos dispuestos más que preparados, porque la disposición ayuda a enfrentar el futuro vertiginoso que se desarrolló producto de la COVID-19 y en cual, el mundo ya estaba en métodos de investigación.

No hay empresario que le guste un consumidor sin poder de compra

Para el presidente de Fedecámaras, lo ideal es que haya opciones y oportunidades empresariales para que la persona pueda planificar su vida con capacidad crediticia y un salario digno.

Comentó que es importante capacitar a los venezolanos porque el futuro es presente en muchos países. Hoy se está viendo cómo la educación va más hacia las capacidades que hacia los grandes doctorados o al gran pensamiento.

No se puede olvidar que el futuro probable de Venezuela puede estar en la reinserción en el concierto de las naciones, en donde obviamente se necesita un acuerdo político integral.

“Podemos tener un país que sueñe más de lo que recuerda, un país que lo motiven sus sueños y se recuerda lo que una vez fue. Cuando se sueña, se puede pensar en dimensiones distintas.” concluyó.