Abuelos de La Guajira están vivos “por un milagro de Dios”

156
Foto: Sailyn Fernández

El deterioro físico y las dificultades económicas son cada vez más graves y notorias en la población adulta mayor de esta zona indígena y fronteriza.

Las abuelas y los abuelos piden atención y programas sociales que los ayuden a sobrevivir en medio de la crisis del país, ya que ellos son los más golpeados por la precariedad.

El municipio Guajira del estado Zulia está sumergido en una grave crisis alimentaria, de salud, de servicios básicos y la población adulta mayor es la que, por su edad, no tiene la posibilidad salir de sus viviendas a resolver la carencia de comida y agua. Solo se asoman desde sus chinchorros a ver pasar los días.

Pobreza sin remedio

Radio Fe y Alegría Noticias hizo un recorrido en la comunidad de Taparo ubicada en la línea fronteriza de Paraguachón con una población de 60 habitantes. Allí los abuelos manifestaron no tomar ningún tipo de medicamentos desde hace tres años; algunos se aferran a tomar remedios caseros que les alivian un poco los dolores de la vejez.

A la buena de Dios

Conversamos con Angelina Montiel, de 80 años, quien contó que lleva muchos años sin tomar medicinas, tampoco ha asistido a una consulta médica; ella no sabe qué tiene, pero está segura que ya sus piernas no le da para caminar.

A “nosotros aquí nos toca esperar lo que consigue mi hijo, con eso es que sobrevivimos. A veces nos toca acostamos sin comer nada”, contó.

Filintro González, de 93 años, declaró, “yo vivo aquí con mi familia y paso situaciones muy duras. Si mis hijos no traen nada, no como y a veces no alcanza. El gobierno de aquí ni nos visita, tampoco nos da alimentos, solo vivimos por un milagro de Dios”.

El municipio Guajira es una de las regiones que maneja una entrega de una bolsa de de alimentos del Mercal para más de 27 mil beneficiarios. Pero para los abuelos no hay concesiones: si no pagan, no hay bolsa.