Casi mil jóvenes cumplieron el sueño de terminar la escuela en el IRFA (+Infografía)

35 participantes de Fe y Alegría recibieron su titulo como Técnico Medio en Informática y Contabilidad. Foto: Rossana Mosquera.

Son 992 venezolanos de todo el país que no se rindieron y lograron terminar la escuela. Pese a las adversidades, ahora son técnicos en Contabilidad, Informática o Tecnología Gráfica.

Hoy son los héroes de la película, son los venezolanos que no se doblegaron ante las adversidades y encontraron en el Instituto Radiofónico Fe y Alegría un aliado para conquistar la meta de graduarse de Técnico Medio. En el país de la desesperanza, no se detuvieron ante la falta de transporte para llegar sábado a sábado a los Centros Comunitarios de Aprendizaje.

Detrás de cada estadística hay historias con rostro, personas de carne y hueso que en muchos casos han sido víctimas del sistema que los excluye. La mayoría de los egresados del IRFA abandonó la escuela para ir a trabajar. Pertenecen a familias de los sectores populares, campesinos e indígenas que históricamente se quedaron al margen de las planificaciones estatales.

¿Quiénes son y dónde están los nuevos técnicos?

La infografía muestra la cantidad de egresados por menciones y los estados donde están ubicados cada uno de los graduados durante el periodo académico 2018-2019. En las gráficas destacan los 84 del estado Bolívar, porque entre ellos están los indígenas de la comunidad Manacrü, que además desarrollaron su proceso de aprendizaje de forma bilingüe para favorecer la promoción del idioma originario.

¿Cómo funciona el sistema educativo?

Para acceder al IRFA, los aspirantes solo deben tener más de 15 años porque así lo establece la ley de educación de adultos en Venezuela. De resto es querer.

Hasta esta promoción, el proceso podía durar hasta seis años dependiendo del nivel en el que ingresara el estudiante. Ahora se reformó la ley y en tres años la ruta puede estar completa. El Instituto Radiofónico Fe y Alegría ofrece educación formal, semipresencial y a distancia, una forma que permite a los jóvenes y adultos seguir trabajando y ejerciendo otras labores. Los días sábados son de intercambio de saberes en un Centro Comunitario de Aprendizaje (CCA), un espacio privilegiado para interactuar con otros participantes y con los facilitadores voluntarios.

¿Qué es un voluntario?

La mención honorífica de esta gesta educativa se la llevan los facilitadores voluntarios, son profesionales en diversas áreas que dedican parte de su tiempo libre a la enseñanza en los CCA. Asisten todos los sábados a los centros para acompañar el proceso de aprendizaje de los estudiantes. Lo hacen por vocación, son voluntarios, eso hace más invaluable su aporte a la educación de este país.

Actualmente, en el IRFA hay 880 voluntarios a lo largo y ancho del territorio nacional, son educadores, ingenieros, geógrafos, contadores, administradores, periodistas y de otras profesiones. Se llevan la mención de honor por su dedicación desinteresada y su compromiso con los que más lo necesitan.

¿Y ahora qué?

Estos 992 estudiantes que terminaron sus estudios ahora tienen un mundo por delante. Les espera la universidad y lo que mejor quieran hacer. Son promotores de la esperanza y ejemplo de constancia. Detrás de ellos vienen casi 11 mil participantes que están en pleno proceso formativo, y que tarde o temprano tendrán también su título en mano.

Estos graduados y participantes del IRFA son la evidencia de los que siguen apostando por Venezuela. Estos venezolanos son el indicador positivo y motivador de un mapa que pareciera no mostrar señales de recuperación. Pero sí, son ellos y están aquí.

Según la Encuesta de Condiciones de Vida, en el país hay más de 300 mil jóvenes y adultos que no han terminado la escuela y que hoy no están matriculados en ningún centro educativo. ¿Usted conoce a alguno?, tráigalo, dígale que existe el Instituto Radiofónico Fe y Alegría y que aquí puede lograr el sueño de terminar la escuela. Hágalo, sea usted parte de los que siembran la esperanza.