Coordinan repatriación de migrantes fallecidos en accidente en Nicaragua

172

Los gobiernos de Nicaragua y Venezuela realizan las labores para la repatriación de los 13 venezolanos que murieron en un accidente de autobús cuando viajaban desde Managua hacia la zona fronteriza con Honduras.   

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, expresó “las condolencias” de su Gobierno a las familias de las personas nicaragüenses y a los “hermanos venezolanos” por la pérdida de sus seres queridos.

Asimismo, informó que están esperando que el gobierno venezolano contacte a los familiares de los fallecidos “para conocer de sus disposiciones” en cuanto a la repatriación de los cuerpos.

Trágico accidente

El accidente dejó como saldo 16 muertos, 13 de ellos de nacionalidad venezolana. Otro de los fallecidos era nicaragüense y dos están pendientes de identificar.

Los venezolanos fallecidos en el accidente fueron identificados como Judith Maritza Cáceres Contreras, de 45 años, Franyel José Pérez Urroa (44), Alexis Rodolfo Hurdaneta (43), Arístides Brillembourg Arambulo (39), Jackson Jahir Somoza Niño (38), Joselyn Mariajosé Martel Bermúdez (38), Dalia Elena Soler Cortez (37), Neomar Sulem Márquez Flores (36).

También Antony Enrique Romero Romero (31), Eyner Edgardo Rodríguez Molina (30), Jordán José Castellano Castillo (29), Cinthia Ninoska Estaba Rojas (26), y Juleana Beatriz Quiñónez Martel (20).

La víctima nicaragüense fue identificada como Lorenzo Alberto Mejía Leiva, de 42 años.

“La Cucamonga”, donde este tipo de accidentes ocurren de forma periódica, es un tramo de la Carretera Panamericana flanqueado por abismos y paredones inestables, que no se puede evitar, y que conecta la zona fronteriza de Nicaragua con el resto del país.

El accidente ocurrió la noche del miércoles del 27 de julio en una pendiente sinuosa conocida como “La Cucamonga”, ubicada en el departamento (provincia) de Estelí, a 170 kilómetros al norte de Managua, confirmaron las autoridades.

Las autoridades policiales informaron que el accidente ocurrió debido al exceso de velocidad con que era conducido el autobús, que antes de irse al precipicio impactó con dos automóviles livianos, uno de los cuales también cayó al terraplén.